467 Vistas

Ya vendrán otros 28 de junio

Es la semana del 28 de junio y este año, por las calles de Managua no habrá bandera multicolor que se ondee al calor de miles de cuerpos, que llevan consigo diversidad de historias cargadas de incontables represiones.

Múltiples son los motivos que ponen en pausa la concurrida y reenergizante celebración del orgullo por la disidencia sexual en Nicaragua, uno de ellos, la represión estatal que vive el país, que se exhibe en la actualidad como uno de los efectos más perversos de la normatividad heterosexual, esa que es ejercida y controlada en todos sus aspectos por hombres o seres que se conciben como tales desde el ejercicio de un poder recalcitrante. 

Marcha del orgullo LGTBIQ+ Managua 2018. Fotografía de Mich Sequeira.

Estado, partidos, sujetos públicos que quieren normalizar, domesticar, callar, reprimir y hasta matar a todo aquel que pretenda valientemente alterar un falso discurso sobre inclusión y respeto. 

Este año no hay marcha del orgullo de ser disidentes, porque este contestatario movimiento de la disidencia ciudadana, sexual y política no pretende seguir exponiendo el cuerpo a las más brutales de las represiones que la ciudadanía nicaragüense ha vivido, porque las posibilidades de tener una vida digna se ven truncadas frente a los abusos de poder de los que durante larguísimos años hemos sido víctimas. 

Tal vez te interese: Libertad en la diversidad

Demostramos con este otro acto de resistencia, la contundencia de nuestra demanda y posición política, esa que mueve a las personas como nosotras y las motiva a formar movimientos sociales por la defensa de los derechos humanos de todas y todos. Por eso, este año las calles no se inundarán de desenfado, lentejuelas, demandas y colores de esperanza para una vida en libertad, porque hemos decidido demostrar que rechazamos todas las formas de violencia contra todos los cuerpos, principalmente los nuestros. 

Tenemos consciencia de lo que queremos. Estamos conscientes de que no puede haber marcha conmemorativa sin que haya prioridad política, misma que por ahora es la democratización del país en la que el colectivo LGBTIQ+ tiene participación. 

Marcha del orgullo LGTBIQ+ Managua 2018. Fotografía de Mich Sequeira.

No podemos marchar con la alegría que nos es propia sabiendo la dura realidad socio-política que estamos atravesando. Nos urge nos devuelvan los sueños y derechos que nos han arrebatado. 

Mientras tanto, seguiremos resistiendo desde donde podamos aferrados a la multiplicidad de colores que tiene el arcoiris. Ya vendrán muchos 28 de junio más y en la nueva Nicaragua habrá miles de personas que estarán dispuestas a acompañarnos en este camino a la necesaria libertad para vivir en paz.


Colaboración de Elvis Salvatierra, activista LGTBIQ+.

Podrías Estar Interesado

#ElMelómano: Covers vs. Originales
La Escena
12 vistas
La Escena
12 vistas

#ElMelómano: Covers vs. Originales

Donaldo Sevilla - jueves 22 de julio, 2021

De tanto en tanto surge el tema en las redes sobre la oferta de música en vivo de bandas que hacen covers o tributos, y de las que se concentran exclusivamente en una propuesta inédita y original. Hay posiciones de todos tipos y diferentes matices, por ejemplo se argumenta que es importante tener tu voz […]

APLICÁ AQUÍ | 2da Edición Concurso de Pintura e Ilustración: Los Colores de la Reserva Indio-Maíz
Convocatorias
770 vistas
Convocatorias
770 vistas

APLICÁ AQUÍ | 2da Edición Concurso de Pintura e Ilustración: Los Colores de la Reserva Indio-Maíz

Malva Izquierdo - viernes 18 de junio, 2021

Las inscripciones ya están abiertas para la 2da Edición del Concurso de Pintura e Ilustración: Los Colores de la Reserva Indio-Maíz. ¡Aplicá aquí!

Casa Madre: Una amalgama de creatividad y artistas emergentes
La Escena
339 vistas1
La Escena
339 vistas1

Casa Madre: Una amalgama de creatividad y artistas emergentes

managuafuriosa.com - miércoles 9 de junio, 2021

Casa Madre es un colectivo creado por y para emprendedoras/es como una manera de brindar un espacio para que se consuma más arte y productos locales.