805 Vistas

Una voz femenina para el rock diurno

“Después de 3 años de yugo en un call center y de cumplir 6 años desde que salí egresada de la UCA, quise buscar como ejercer mi carrera por primera vez y hacer lo que me gusta, porque fue una experiencia bastante cansada y estresante”, confiesa Valeria Martínez locutora de las mañanas y al medio día en la ROCK FM.

A Valeria siempre le gustó el rock, pero se quedó estancada en los 80 y 90 y en la música que inundaba sus recuerdos de niña. “Mi papá es muy de Carlos Santana y yo chiquita tengo recuerdos de Snoopy y Woodstock, no sé por qué, pero mi familia me mandaba cosas de Snoopy y Woodstock. Cuando años después me puse a averiguar, me di cuenta de dónde salió el nombre y me pareció maravilloso y ya en primaria, tipo 5to grado, ya estaba metida con Hendrix y los Beatles. De hecho, la primera canción que bailé pegado fue una de Bon Jovi y luego una de Guns n Roses, así comenzó todo el bacanal (risas)”.

En la universidad la trova le llamó mucho la atención, sobre todo porque su mamá tenía el disco Antología de Guardabarranco y se aprendió todas las canciones. Sin embargo, Valeria no se limita en cuestiones musicales se considera ecléctica y variada pues hasta baila una que otra salsa con su papá.

Actualmente la podemos escuchar de lunes a viernes primero a las 5 am donde nos despierta con Cafeína Rock, luego a las 8 sigue con La Alarma. Y vuelve a las 11 con dos horas de La Dosis, seguido de La Hora Nica a las 12 del mediodía, el primer programa con el que se metió de lleno en la radio hace ya más de dos años.

SONY DSC

Valeria considera que la Rock FM es la única radio que le dedica tanto tiempo a la música nacional  y es por eso que sus planes a futuro van sobre la misma idea. “Tengo un proyecto en mente, quiero hacer un blog de rock nacional, porque es lamentable, la gente desconoce el montón de talento que hay en este país, no tienen la menor idea, yo era una de ellos, por eso te lo digo. Siento que es mi responsabilidad como locutora y  comunicadora darle a la gente la oportunidad de conocer acerca de las bandas nacionales. Lo quiero presentar como proyecto final porque soy egresada pero no soy licenciada y como nunca es tarde, estoy en eso”, expresa entusiasmada.

SONY DSC

Para ella su trabajo es todo un reto, porque no hay muchas mujeres locutoras y mucho menos en el rock. “Es un honor y siento que tengo una bandera y un estandarte que llevar y me siento orgullosa de hacerlo, trato de dar el 1000 por ciento para que las otras generaciones conozcan de esto porque el rock es un género tan importante a nivel social, es el que expresa cómo se puede sentir un pueblo o como se puede sentir una persona con respecto a la sociedad, es un género que te da libertad y por eso creo que la responsabilidad de la radio y de nosotros los locutores es no dejar que esto muera nunca”, puntualiza.

Escrito por Malva Izquierdo

Fotografía por Malva Izquierdo

Podrías Estar Interesado

Podcast Memorias: para no repetir la historia
Entorno
141 vistas
Entorno
141 vistas

Podcast Memorias: para no repetir la historia

managuafuriosa.com - miércoles 3 de noviembre, 2021

Hace algunas semanas estrenamos nuestro más reciente podcast Memorias: Rompiendo ciclos, cerrando heridas. Un podcast dedicado a la memoria y cultura política en Nicaragua que ha despertado el interés de muchxs cibernautas. Un formato que nos ha invitado a cuestionarnos y a recordar momentos que han marcado nuestras vidas e historia del país para siempre.

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua
Eventos
143 vistas
Eventos
143 vistas

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua

managuafuriosa.com - lunes 1 de noviembre, 2021

El Circuito de Clínicas Musicales 2021, organizado por el CEM, trae a músicos profesionales nicaragüenses e internacionales con 14 clínicas en 7 ciudades.

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua
Entorno
568 vistas
Entorno
568 vistas

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua

managuafuriosa.com - domingo 31 de octubre, 2021

De Tu Mano es un sencillo que nació cuando Rigoberto Carranza y Sebastián Barberena decidieron aunar sus talentos en la búsqueda de crear algo inesperado, como un crisol donde se fraguaron sus mejores intenciones y arpegios sonoros.