1138 Vistas

Victoria Obando: “Vengo batallando no solo con este régimen, sino contra el sistema podrido que tenemos”

Victoria no llevaba ni seis meses estudiando su segunda carrera, Gestión de la Información, en la Universidad Nacional Autónoma Nicaraguense (UNAN – Managua) cuando, al igual que a muchas personas nicaragüenses, la situación política del país le cambió la vida.

“Iba a las marchas y no sabía lo qué era vivir en represión, los chavalos de mi generación, saben noticias de Cuba y Venezuela, pero nunca le prestábamos tanta importancia porque no lo habíamos sentido en carne propia”, recuerda.

El nacimiento de Victoria

Victoria nació en Bluefields en una familia donde era la hija menor de 4 hermanos. Desde muy niña tenía la impresión de que no se sentía a gusto en su cuerpo, pero el entorno social y familiar la hacía que no lograra exteriorizar su inconformidad.

“Luchar contra el sistema es duro, yo sé que no se va a acabar ahorita, pero quisiera que hiciéramos algo para que mañana despertáramos diferente”, expresa.

“Cuando era pequeña recuerdo que yo no solía jugar con ‘cosas de varones’, sí me gustaba andar con ellos por el relajo y la jodedera, pero solo era espectadora. Había momentos donde me ponía los tacones y vestidos de mi mamá o usaba una toalla de peluca, pero me escondía porque si mis hermanos me veían, me pegaban”, cuenta Victoria.

Te puede interesar: El exilio de la comunidad LGTBIQ nicaragüense

Su infancia y adolescencia fue difícil, no solo tenía que lidiar con la discriminación sino con sus propias emociones al respecto y con una historia de abuso sexual cuando tenía 14 años.

“Yo desarrollé una especie de síndrome de Estocolmo porque mi vecino me enamoró, yo creía estar enamorada y que hacer el amor era normal a mi edad. Creí que por lo que yo era, tenía que hacerlo. Fue una etapa complicada y por eso repetí muchas veces años de secundaria”, explica Victoria.

Victoria nos cuenta cómo fue que se convirtió en la activista trans que es ahora.

“Una necesidad de que saliera Victoria”

Mientras más consciente estaba que abusaron de ella, más hería la situación de violencia en la escuela, desde burlas constantes sobre su manera de ser, hasta adolescentes que querían abusar sexualmente de ella.

Por fortuna en la universidad las cosas mejoraron porque ya trabajaba en una oficina de abogados y se sentía más independiente. Así pudo terminar su carrera en Administración de Empresas en la Bluefields Indian and Caribean University (BICU).

A los 22 años la situación en su casa se puso peor en cuanto a la discriminación, la presión familiar y el descubrimiento de su identidad, por lo que decidió irse a vivir sola. “Yo no sabía lo que quería, era un antojo, una necesidad de que saliera Victoria”, recuerda.

Ser activista y trans en Nicaragua

Para Victoria ser una trans en Nicaragua ya era difícil desde antes de Abril 2018. Sobre todo en el núcleo familiar y en el escolar, pues no hay educación sobre la diversidad.

“En las escuelas no te respetan tu derecho, ni de expresarte, ni de ser quién sos, pero no era tan violento, tan caótico más allá a las violaciones al cuerpo silenciosas de las que nadie quiere hablar, pero se intensificó a partir de abril del 2018, cuando la población LGTBIQ salió a las calles a protestar también”, recuerda.

“No puedo negar que en Nicaragua, a diferencia de los otros países de Centroamérica, no nos reprimían tanto a las trans, como en El Salvador, que te matan sin asco o en Honduras, pero sí, ya desde antes de Abril 2018 no había respeto al derecho humano”, comenta.

Uno de sus principales retos es mantenerse positiva a pesar de tanta violencia y tantos obstáculos para hacer escuchar su voz, pero tiene a su favor su experiencia como activista y los años de formación que le da una ventaja para poder resistir.

“Vengo batallando no solo con este régimen, sino contra el sistema podrido que tenemos, binario, machista, patriarcal, violento, corrupto”, afirma.

“Violencia genera más violencia”

Victoria también viene luchando consigo misma, pues para saber tener tolerancia, para no volverse igual de violenta contra el sistema, tiene que ser estratégica y tolerante.

La mamá de Victoria se las ingenió para enviarle un mensaje sorpresa.

“La violencia genera más violencia y yo no quiero eso, entonces tengo que ser táctica con mis acciones para que en realidad los cambios que yo quiero pueda lograrlos desde los diferentes sectores y colectivos con los que yo trabajo. Así que he tenido que tener mucha paciencia”, cuenta.

Una experiencia en donde tuvo que darse su lugar fue cuando la invitaron a ir a Estados Unidos junto con Edwin Carcache y Freddy Navas para presentarse en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Durante la cobertura mediática se invisibilizó su presencia entre las personas que iban a estar presentes en la presentación del informe sobre derechos humanos, salía en las fotos pero no se mencionaba su nombre ni quién era.

“Protesté, porque yo no soy la trans víctima, la pobrecita, no, tengo mucho que dar y también tengo derechos. Y quería que este sector organizado en los Estados Unidos dijera ‘ah tiene capacidad, sabe organizar y gestionar, por eso está presa, no por ser una pobrecita’. Nadie me va a minimizar ni invisibilizar. Tengo igual capacidad y potencial que cualquiera”, enfatiza.

“Ser activista de derechos humanos, civiles y políticos es difícil y encima de eso a mí como trans me cuesta cinco veces más lograr lo que un hombre macho logra, porque tengo que esforzarme mucho más para destacarme, ganarme el respeto y los espacios”, afirma.

Una Victoria resiliente

El poderoso discurso que Victoria dio en un congreso sobre educación universitaria, celebrado en Argentina, fue el punto clave para que su voz se hiciera escuchar y desde ese momento no hubo marcha atrás.

“Yo estaba entrando en una crisis existencial por estar viendo tantos videos de muerte y torturas. Cuando el video de esa intervención se hizo viral yo no tenía preparación ni asesoría para poder enfrentar estas cosas que son muy grandes para nosotros los chavalos, que sin tener experiencia nos vemos involucrados en una crisis nacional”, argumenta.

La capacidad de resiliencia que tiene Victoria le permitió sobrellevar los casi 10 meses de cárcel con entereza y humildad, por lo que cuando fue excarcelada vio en su libertad la recompensa a su manera de adaptarse al entorno que fuera.

“Ser trans me convirtió en una activista temerosa, pero después de la cárcel, cuando uno sufre y sabes que necesitas estar viva para seguir haciendo lo que te gusta, me fortalecí”.

Te puede interesar: Victoria Obando: la estudiante y activista transgénero prisionera política del régimen

A Victoria no le gusta dar muchos detalles de sus días en La Modelo, pues siente que eso no la ayuda a cumplir sus objetivos y que a su vez, eso no la determina en lo que hace o quiere convertirse.

“A mí no me gusta hablar de mí o de mis sentimientos, a mí me gusta hablar de mi trabajo, yo no soy de las que comparte el concepto de que yo soy víctima. Aquí todos somos víctimas, los exiliados, cómo sufren, las veces que yo he ido a Costa Rica veo que mis amigos solo comen una vez al día y yo aquí aunque sea tengo arroz y frijoles”, cuenta.

Estas son las tres chicas trans que fueron apresadas tras los hechos de abril 2018.

Planes a futuro

Luego de recibir el Premio Tulipán de los Derechos Humanos otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos en Costa Rica, en diciembre del 2019, Victoria sigue con su labor de activista en Nicaragua.

“Tenemos un proyecto en donde vamos a capacitar a personal de la población LGTB para las candidaturas electorales, de región, de municipio y nacional. También quiero seguir estudiando, voy a volver a entrar a la universidad, estoy pensando en la carrera de Derecho para terminar de empaparme en mi proceso, de reclamar justicia”, cuenta.

Victoria aun recuerda dos momentos en los que sintió que iba a morir.

Muchos ven a Victoria como una posible candidata para las elecciones del 2021 pero a la vez las personas allegadas a ella le dicen que este no es su momento aun porque le va a caer a ella todo el peso de una reconstrucción.

Te puede interesar: Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer – Una fecha para resistir

“Me dicen que me echaría a tuto un periodo donde no nos dejarían gobernar, porque vamos a agarrar un país con tanto dolor en el alma que ese mismo sufrimiento va a hacer que se desesperen por tener la justicia y en 4 años no va a pasar. La reparación y la no repetición cuesta”, asevera.

“Hay tanto por hacer, desde dar consultas psicológicas, investigar casos, ver de cuánto fue el daño, encontrar la forma de indemnizar a esas familias para devolverles lo perdido. Es que han hecho zanganadas con nosotros, hay que construir un nuevo país con una economía colapsada, con un sistema de justicia que se debe reconstruir, sobre todo la Policía Nacional. No va a ser fácil y la gente no lo va a entender, entonces el período que viene será duro para los que vayan a gobernar”, explica.

Sin embargo, Victoria sigue trabajando en varios sectores a la vez con su labor interminable como activista, ya sea para la comunidad LGBTIQ en Nicaragua, las personas presas por razones políticas y por supuestos las/os estudiantes de las universidades del país.

“La educación para mí es el pilar fundamental en todas las sociedades, sin educación no vas a lograr que esto sea una realidad, yo le voy más a la educación y como presa política también me siento comprometida con las personas que estuvieron presas conmigo y las que no estuvieron conmigo también”, manifiesta.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
245 vistas
La Escena
245 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
120 vistas
Entorno
120 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
233 vistas
Entorno
233 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.