766 Vistas

Tres situaciones en que las mujeres NO tienen la culpa

Vivimos en una sociedad en la que se le enseña a las niñas a protegerse, en lugar de educar a los niños para no agredir a las mujeres.

Las expresiones más serias de la violencia machista en contra de las mujeres suelen ser justificadas comúnmente por la sociedad a través de expresiones como “ella se lo buscó”, que responsabilizan a las mujeres mismas de la violencia que viven. Acá te presentamos tres situaciones de las que las mujeres NO tienen la culpa.

De ser acosadas en la calle:

¿Y así vas a salir a la calle?”, me dijo mi abuela al verme con mi camisa de tirantes. Me sentí culpable por tener calor”.

A diario millones y millones de mujeres en el mundo son acosadas en la calle. El acoso se manifiesta de diversas maneras: insultos, alusiones a partes del cuerpo, gestos obscenos, amenazas sexuales, persecución e, incluso, manoseos.

Lo irónico está en que las mujeres son en muchos casos responsabilizadas por el acoso que viven, a pesar de ser los hombres, claramente, los que ejercen el acoso.

Para culpar las mujeres se recurre a apuntar la forma en que se visten, se comportan o el hecho de andar “solas” en ciertos lugares, como si necesitaran a un hombre para poder movilizarse o como si la forma de vestir justificara convertirlas en objeto de abusos.

Las mujeres NO son las culpables del acoso que viven en las calles, tienen derecho a movilizarse libremente por las calles y a vestirse de la forma que quieran y se sientan cómodas.

De ser violadas:

Un taxista me pitó para que me quitara de su camino durante una protesta por la vida de las mujeres. Le reclamé y me respondió: “por eso es que las violan”.

Las secuelas de haber sido víctima de abuso sexual pueden durar toda la vida y como resultado la persona abusada tiende a sentir culpabilidad, humillación y baja autoestima, y se requiere de una terapia psicológica y acompañamiento para poder superar el episodio.

Las ideas de que las mujeres “se buscaron” la violación por la forma en que visten, actúan o por el trabajo que tienen están mal porque las violaciones son un asunto de poder sobre un cuerpo sobre otro y no hace falta ser joven o bonita para ser víctima de violación.

Las mujeres NO son culpables de ser violadas. Resulta inadmisible que la sociedad refuerce los sentimientos de culpa de una víctima de violación en lugar de condenar al violador.

De ser asesinadas: 

Xiomara fue asesinada por el Popo en Estelí. ¿Qué pensaría la joven al escuchar los comentarios que la culpan de su propio asesinato?

En el primer semestre de este año se asesinaron 34 mujeres, según datos presentados por Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir en agosto.

Doce de estas mujeres murieron como resultado de agresiones de sus parejas, exparejas, novios, hijastros o cuñados y 16 de ellas en sus lugares de residencia.

Los femicidios responden a la permisividad de la sociedad ante este tipo de violencia y a una educación desigual de género con roles asumidos en los que los hombres son dueños de las mujeres.

Las mujeres NO son culpables de ser asesinadas. Es propio de una sociedad cínica responsabilizar a las asesinadas en lugar de al asesino.

Podrías Estar Interesado

¿Qué hacer ante el cambio climático en Nicaragua?
Entorno
25 vistas
Entorno
25 vistas

¿Qué hacer ante el cambio climático en Nicaragua?

managuafuriosa.com - martes 28 de diciembre, 2021

"Estamos haciendo algo que va en contra de nuestros hijos y nuestros nietos. Estamos heredando un país destruido", afirma el Dr. Jaime Incer Barquero.

Artificios: una banda con astucia melodiosa
La Escena
83 vistas
La Escena
83 vistas

Artificios: una banda con astucia melodiosa

managuafuriosa.com - miércoles 22 de diciembre, 2021

Artificios es una banda que mezcla diferentes tendencias musicales. Por lo general los géneros por los que viajan son el Neo Soul, el Funk y el Jazz Fusión.

Género y Memorias 2021
ESPECIALES
97 vistas
ESPECIALES
97 vistas

Género y Memorias 2021

managuafuriosa.com - lunes 20 de diciembre, 2021

Una compilación de reflexiones entre el género y los trabajos de la memoria con el fin de reconstruir una Nicaragua en paz, con inclusión y sororidad.