333 Vistas

Sin libertad, ni universidad: La historia de tres estudiantes expulsadas

La represión en Nicaragua se manifestó de innumerables formas, dirigidas a cada sector de la sociedad que se sumó al clamor de libertad.

Las y los estudiantes de las distintas universidades del país se convirtieron en protagonistas de esta rebelión y ahora son los que han pagado el mayor precio, de distintas formas.

Una de esas ha sido ponerle fin a sus proyectos de vida con la expulsión definitiva de las universidades a más de 140 estudiantes que en su mayoría estaban a solo un paso de culminar sus carreras.

Las voces detrás de la rebelión

Heyling Marenco cursaba su 4to año de la carrera de Trabajo Social en el FAREM-Matagalpa.

En septiembre del año pasado, Heyling intentó ingresar a su cuenta en el sistema en línea de la universidad para revisar sus notas, sin embargo se encontró con una notificación que le cambió la vida por completo.

“Expulsión definitiva”, decía en la pantalla. “Faltas muy graves”, fue la justificación. Pero, en realidad no fue una gran sorpresa porque de cierta forma lo esperaba.

Marenco fue expulsada junto a otras 7 personas del mismo recinto y todas ellas han tenido que salir del país.

“Yo estaba enamorada de mi carrera, fue un esfuerzo mío y de mi familia. Durante estos 4 años que con mucho sacrificio he podido sobresalir y ellos (las autoridades universitarias) vinieron y truncaron mi plan de vida”, comenta Heyling con su voz entrecortada.

A diferencia de Marenco, la estudiante Andrea Salablanca, a inicios de octubre del año pasado, se presentó personalmente a las instalaciones del Recinto Universitario Rubén Darío de la UNAN – Managua para realizar las gestiones de reintegración a su 5to año de Ciencias Políticas.

Te puede interesar: Victoria Obando: la estudiante y activista transgénero prisionera política del régimen

Los guardas de seguridad revisaron su vehículo y pertenencias; una persona con una lista en la mano llegó hasta el portón donde ella se encontraba y le informó sobre su expulsión y la prohibición de su ingreso a la universidad.

“Justo en ese momento yo me quedé paralizada. ¡Entré en shock! Realmente no me lo esperaba. Siempre fui buena alumna y nunca tuve problemas absolutamente con nadie. Siempre expresé mis diferencias y me toleraban”, relató.

Salablanca cree que uno de los motivos de su expulsión fue haber participado en una reunión de negociación con la Rectora Ramona Rodríguez el pasado 7 de mayo de 2018, día en que la UNAN – Managua fue tomada por varios estudiantes.

“Todos los que estuvimos en esa reunión con la rectora fuimos expulsados. Absolutamente todos. Incluso algunos profesores que estaban ahí fueron despedidos”, revela Salablanca.

Para ella su expulsión fue motivo suficiente para abandonar de forma inmediata el país.

Violencia de derechos

Otra estudiante de Ciencias Políticas de la UNAN – Managua, quien por motivos de seguridad pidió ser reconocida con el seudónimo de “Septum”, dijo haberse dado cuenta de que su representante de sección fue quien facilitó su nombre y el de otros compañeros para que fuesen expulsados.

Te puede interesar: La música como clamor de protesta

Para Septum su expulsión fue motivo de orgullo y alegría, pero en poco tiempo ese sentimiento se convirtió en impotencia y frustración.

Septum manifiesta que el hecho de las expulsiones en sí son una clara muestra de los sesgos políticos y de los procesos ilícitos que se realizan en esa Alma Máter.

“Todos estos son actos irregulares que lesionan los procedimientos estipulados en los estatutos de la universidad, violenta los derechos estudiantiles. Además, negar el derecho a la educación superior es violentar los derechos individuales y sociales establecidos en la Constitución Política de Nicaragua y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, agrega.

Un amplio historial

Los abusos en las universidades públicas tienen un historial no tan nuevo. En el 2015 la estudiante Monique Blanco Sarria fue expulsada de la UNAN – León por aspirar a la dirigencia estudiantil de esa casa de estudios.

Ese mismo año, en la misma universidad, fue despedido por motivos políticos el docente Gabriel Álvarez, considerado uno de los mejores abogados constitucionalistas del país. En septiembre de 2018 la UNAN-León dio a conocer la expulsión de 13 estudiantes y 3 trabajadores.

Un docente de la UNAN – Managua, de manera confidencial y bajo el anonimato, reveló que los niveles de represión en la UNAN van desde la alteración hasta la eliminación de notas de algunas materias, haciendo que estas en algunos casos aparecieran como “no aprobadas”.

Te puede interesar: ¿Qué nos enseñó la rebelión de abril?

“Así también la suspensión por un lapso de tiempo de algunos estudiantes y/o la no aceptación de matrículas en línea. Pero, el más grave nivel sin duda alguna es la expulsión definitiva de varios estudiantes alegando ‘faltas muy graves’ a la universidad”.

Según lo explica el docente, a cada estudiante expulsado se le niega el acceso a sus datos, pensum, notas, actividades extracurriculares y todo eso se elimina de manera definitiva del Registro Académico.

No se les permite el acceso a toda esa información, de manera digital o física, y tampoco pueden optar a ningún servicio que la universidad ofrece.

Eso quiere decir que no podrán trasladarse a otra universidad porque sus notas no existen, y, por si fuera poco, tienen prohibido el ingreso a cualquier recinto universitario.

Sin perder la esperanza

Mientras tanto, Marenco, Salablanca y Septum se mantienen a la espera de que la situación sociopolítica del país cambie positivamente y eso representa para ellas la posibilidad de finalizar sus carreras.

Todas coinciden en exigir que en cualquier mesa de negociación se debe discutir el reingreso de los más de 140 estudiantes expulsados de las distintas universidades.

Cabe destacar que días después de haber ordenado lasexpulsiones de la UNAN – Managua, Ramona Rodríguez, Rectora de dicha universidad, fue ascendida como Presidenta del Consejo Nacional de Universidades (CNU).

En junio de este año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó al Estado de Nicaragua a “tomar todas las medidas necesarias para garantizar el restablecimiento del proyecto de vida y los derechos de los estudiantes exiliados y expulsados de las universidades de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos”.

Fotografía cortesía de Jairo Videa

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
214 vistas
La Escena
214 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
120 vistas
Entorno
120 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
226 vistas
Entorno
226 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.