4036 Vistas

Sexo en revolución

A mi también me cuesta dormir. He encontrado sexo causal en mis redes de apoyo, donde libero energías y sudo la frustración que me produce la crisis en Nicaragua. El insomnio no me deja descansar mientras leo tweets y noticias de más asesinatos protagonizados por la policía nacional y los disparates de la primera dama que ni ella misma se cree.

No ha sido fácil acostumbrarse a gritar presente mientras la lista de nombres crece y crece. No es normal que normalicemos tantos muertos en tan solo cinco meses. He encontrado en esta insurrección amigovios que al igual que yo, no descansan a la espera de la próxima embarrada del gobierno o a la expectativa del mensaje que me revela que otra persona amiga está secuestrada por las turbas policiales.

En el sexo consensuado he encontrado refugio. He descubierto que muchos colegas están más atentos en la cama. Estos cinco meses nos han transformado a todas y todos. Siento que esta insurrección ha conectado a los hombres con su lado femenino, me siento más cuidada y con más voz para decidir en la cama.

Recuerdo que después de la marcha del día de las madres, un buen amigo me invitó a su casa cerca de Metrocentro. La sensación de huir sin llegar al final de la marcha era horrible, corrimos con la multitud que gritaba “nos están atacando” mientras a lo lejos escuchábamos gritos y llantos de desesperación.

Llegamos a su casa, estábamos solo los dos, nos acostamos en su cama y empezó a llorar en mis brazos por la impotencia que le generaban los paramilitares. Gritaba su frustración mientras yo le acariciaba la cara. Yo también me sentía derrotada. Mientras le sobaba la cabeza él empezó a hacerme cosquillitas en las piernas y una sonrisa esperanzadora me hizo pensar “nos caería bien un polvo, para liberar tanto estrés”. Somos buenos amigos hace años y nunca antes se me había ocurrido tener algo con él, ese día se dio y los dos lo disfrutamos.

A veces me despierto y empaco lo más básico pensando en huir del país. Después me doy cuenta que quiero seguir aquí, cerca de todas las personas que se arriesgan día a día a gritar consignas en las calles. Cada vez más irreconocibles, más ocultos nuestros rostros, más miedo y coraje en nuestro andar. Nicaragua será libre y las mujeres retomaremos nuestros espacios perdidos.

Mi revolución empezó en las calles y también la disfruto en la cama. Juntas somos un peligro para los machistas que disfrutan pisotearnos. Juntas vamos a transformar nuestra realidad y las calles serán nuestras.

Podrías Estar Interesado

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles
La Escena
20 vistas
La Escena
20 vistas

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles

managuafuriosa.com - miércoles 9 de junio, 2021

Casa Madre es un colectivo creado por y para emprendedoras/es como una manera de brindar un espacio para que se consuma más arte y productos locales.

Tras las melodías de Haze Reyes
EllaEsFuerza
28 vistas
EllaEsFuerza
28 vistas

Tras las melodías de Haze Reyes

Malva Izquierdo - lunes 7 de junio, 2021

Haze Reyes es una de las artistas nacientes de la escena nacional. Su voz melodiosa y su pasión por la poesía te invitan a quedarte cuando canta en vivo.

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música
La Escena
70 vistas
La Escena
70 vistas

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música

Donaldo Sevilla - viernes 4 de junio, 2021

En esta ocasión quiero escribir sobre un tema del que he discutido con artistas y sobre todo músicas/os: la idea de robar para crear.