426 Vistas
1 Comentarios

Roberto Lechado: el teatro es una cuestión de entrega

Roberto Lechado se escapa a otra realidad cada vez que posa sobre el escenario, a pesar que cuenta experiencias de su propia vida. Él forma parte de esa generación de cuentistas que desde hace un par de años han hecho resurgir las artes escénicas, esta vez ya no en las tablas sino en espacios comunes, compartiendo historias reales y en un formato semejante al que nuestros antepasados lo hicieron.

Aunque su interés por el teatro se concibió al participar en una obra de teatro de su colegio, no fue sino hasta en el 2010 que lo redescubrió con una obra del Grupo Drugos sobre el terremoto de 1972. “Me encantaron, yo quiero hacer eso”, se dijo a sí mismo, sobre todo porque eran jóvenes “haciendo algo tuani”. Ese mismo año su amigo Fredman, que ya incursionaba en teatro y performance, lo invitó a aplicar a las becas del grupo de teatro Justo Rufino Garay.

Tres años más tarde y una monografía pendiente de su universidad, donde estudió mercadeo, se graduó de la escuela de teatro como actor, pero ya entonces incursionaba como cuentacuentos, gracias a una formación paralela en esa disciplina con el grupo de teatro de títeres Guachipilín y el Movimiento de Narradores Orales Escénicos de Nicaragua, al que se incorporó luego de una serie de talleres con el cuentacuentos guatemalteco Alexis Herrera.

RobLechado4

En la obra “Cada amor con su cuento”, con Tania Zambrana / Cortesía

De las dos experiencias en el Justo Rufino Garay y Guachipilín, Roberto comenta que ambas formaciones se complementaron de una manera idónea. Si de Lucero Millán y René Medina -en el grupo de teatro Justo Rufino Garay- reconoce una formación actoral y de expresión corporal muy buena, además de aprender a reconocer la calidad de una obra, de Zoa Meza y Gonzalo Cuéllara -en Guachipilín- agradece la dramaturgia y el proceso creativo que le inculcaron.

“No podría decir que una es más interesante que la otra, porque en este oficio una obra necesita tanto de una muy buena historia como de una buena actuación”, comenta.

Escribir cuentos no es lo mismo que contarlos

Cada artista tiene su propia forma de crear, y Roberto no es la excepción. Si bien algunos cuentacuentos no suelen escribir sus historias, Roberto si lo hace para luego contarlas a sí mismo, a fin de saber qué funciona y qué no, pues hay cosas que pueden sonar bien en el papel mas no oralmente.

Su proceso creativo parte de experiencias que ha vivido, que al agregarle uno que otro elemento las lleva a un plan “semi absurdo, mágico, fantástico”. Con el tiempo, cada cuento “se va llenando de muchos insights que el público mismo te da en el momento”, afirma, y agrega que al comparar lo que escribió en sus inicios, sus cuentos son una historia totalmente diferente.

RobLechado1

“Lo rico de la actuación es que una vez que terminas todo, hay como un placer personal. Más allá de los aplausos, es como una cuestión de entrega. Siempre me pregunto por qué estamos haciendo esto, y es porque me gusta hacerlo, quiero entregarlo y compartirlo y me encanta cuando al gente lo recibe de buena manera. Es como cuando le das un regalo a tu mamá y le gusta”, señala entre risas.

Estamos escuchando más al espectador

Tez morena, pelo “murruco” y una sonrisa más pícara que risueña, Roberto sube al escenario y cuenta historias de la vida cotidiana con un toque de ficción, y es que para él, el teatro y la actuación consiste en escuchar al espectador para saber qué quiere.

“Yo no voy a hacer arte para artistas, sino para las personas”, reflexiona y agrega sobre la importancia de eliminar esa prejuicio de que ser artista es igual a morirse de hambre, sobre todo ahora que el teatro empieza a resurgir en Nicaragua.

En la obra "Roberto lleno eres de cuentos" / Cortesía

Sobre la situación del teatro en Nicaragua, Lechado reconoce que hay un “resurgir del teatro” y que se expresa en más agrupaciones, obras cada vez más frecuentes y rostros nuevos en los escenarios nacionales.

“Me alegra saber que si me presento llega gente a verme e igual con mis amigas… a la gente le gusta ver eso: caras nuevas”, comenta, a pesar que, en su opinión, todavía existen muchos retos y diferencias que resolver entre el gremio.

“El hecho de que yo decidiera hacer espectáculo no para artistas es porque somos pocos. Llegamos una vez y no volvemos a llegar, o nunca llegamos. Peleamos tanto por derechos, pero a nivel de gremio, no estamos muy consolidados”.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
251 vistas
La Escena
251 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
121 vistas
Entorno
121 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
234 vistas
Entorno
234 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.

Un comentario

  1. Pingback: Managuafuriosa.com | ¡Conocé iniciativas culturales de Nicaragua!