401 Vistas

Otra Navidad en el exilio, entre el dolor y la esperanza

Aunque algunos nicaragüenses han optado regresar del exilio por diferentes razones, aún hay muchas personas que no pueden regresar por amenazas latentes y ésta será la segunda Navidad lejos de sus hogares.

La mayoría de nicaragüenses en el exilio se encuentran refugiados en países centroamericanos, principalmente en Costa Rica, Panamá y Guatemala.

Te puede interesar: El exilio de la comunidad LGTBIQ nicaragüense

Aunque no existe una estadística específica sobre las edades de las personas exiliadas, la gran mayoría son jóvenes entre los 20 y 35 años que abandonaron el país para salvaguardar sus vidas.

Varias muchachas y muchachos que vivirán una Navidad más en el exilio nos contaron sus planes e intenciones para esta fecha.

Guatemala

Santos Méndez es un joven de 22 años de origen matagalpino, quien antes de su exilio cursaba el último año en la carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Centroamericana.

“Nunca me imaginé salir de Nicaragua por una crisis. Lo más difícil para mí es estar lejos de la familia, no es lo mismo ir de viaje, regresar y saber que tu familia te está esperando, a un día tomar tus cosas e irte sin tener fecha de retorno”, relató el joven quien sin conocer a nadie llegó a Guatemala donde la vida le ha dado algunas oportunidades de subsistencia.

Aunque para él nada ha sido fácil, dice que la esperanza de regresar a una Nicaragua diferente lo fortalece cada día. Mientras tanto, tendrá que soportar otra Navidad lejos de sus más allegados.

“Éste año será mi segunda Navidad fuera de casa. Nosotros nunca tuvimos una fiesta pomposa, pero el mayor regalo era estar juntos; ahora ni ese regalo he podido tener. Ni ellos (la familia) ni yo hemos podido encontrarnos”, lamentó el joven.

Méndez comentó cómo fue su Navidad pasada y sus planes para este año: “Recuerdo que lo único que pude hacer fue grabar un vídeo y enviárselo a todas las personas que estaban fuera o en Nicaragua y que representan una parte importante de mi vida. Esta Navidad no va a ser diferente, pero aunque suene muy romántico y utópico lo que nos mantiene vivos es la esperanza de que un día esta crisis y las personas que están a cargo del Gobierno termine y podamos emprender un nuevo futuro”.

Panamá

Darwin Aguirre es un joven de 24 años originario del municipio de Sébaco. Él y su familia han sido víctimas de represión y persecución. Después de la llamada “operación limpieza” estuvo refugiado en zonas montañosas hasta llegar a Panamá donde lleva más de un año como refugiado.

Te puede interesar: El calvario del exilio nicaragüense en Honduras

Para él la Navidad es una fecha importante donde año con año se reúne con su familia, amigos y vecinos para celebrar, pero eso ha sido interrumpido por el exilio. Sin embargo, él considera que es una forma de pagar el precio por una lucha justa.

La Navidad del 2018 en sí yo le llamo la Navidad Roja de mi vida, fue un año donde salí completamente destruido de mi país, huyendo de la represión, huyendo de la persecución y huyendo de la muerte. Pero le doy gracias a Dios que sigo en pie de lucha”, comentó Aguirre.

Darwin compartió lo que tiene planeado hacer para esta Navidad: “Voy a encerrarme en mi apartamento y hacer una cenita y darle gracias a Dios y que gracias a él es que estamos vivos y esperar con ansias el día en que Nicaragua sea libre para regresar a mi patria que tanto amo”.

“Mientras tanto seguimos en lucha y resistencia, no me arrepiento de haber protestado en contra del Gobierno, no me arrepiento de nada porque lo hice por una buena causa y si eso me tocó estar en exilio y pasar fines de año y navidad fuera de mi casa y mi familia estoy dispuesto a pagar eso precio, nos fuimos de Nicaragua, pero Nicaragua nunca se fue de nosotros, nuestros corazones se quedaron allá”, agregó el joven sebaqueño.

Costa Rica

Costa Rica es el país que más nicaragüenses ha recibido a causa de la misma crisis. Allá se encuentra la joven María Alejandra Pérez, originaria de Rivas, quien a sus 22 años ha tenido que abandonar su carrera en la Universidad Politécnica para exiliarse.

Ella comentó que el Himno Nacional de Nicaragua ha sustituido a los populares villancicos de medianoche en los espacios donde ha compartido junto a más compatriotas.

Te puede interesar: “Nada es igual”: El ambiente en las universidades de Nicaragua (PARTE 1)

“El 24 de diciembre pasé en el apartamento de unos amigos que conocí el año pasado, se compró comida y a eso de las 12 de la medianoche se cantó el Himno Nacional y alguno de ellos se pusieron a llorar, yo me sentía incómoda porque al igual que ellos extrañaba estar con mi mamá y mi abuelita”, relató la joven, pero su situación fue más difícil debido a que ese año ella falleció su abuela.

Sus planes para este año serán un poco diferentes. Ha podido aumentar su núcleo de amigos, pero la nostalgia permanece: “Este año he hecho nuevas amistades y eso me ha mantenido un poco distraída. Creo que esta Navidad va a ser diferente. Mi mamá vendrá y estará un poco más de tiempo conmigo, claro extrañando a Nicaragua, pero va a ser diferente, va haber un poco más de compañía y no sé, ahí si no te puedo decir, la verdad es que es bastante… no sé…” (Su voz se quebró y no pudo continuar hablando).

“Estas fechas dejaron de ser emotivas”

Anteriormente hemos contado la historia de la joven matagalpina Heyling Marenco, una estudiante expulsada y exiliada. Desde que llegó a Costa Rica su vida dio un giro completo, sin embargo este año ha estado lleno de muchos retos, sacrificios y aprendizajes.

Te puede interesar: Sin libertad, ni universidad: La historia de tres estudiantes expulsadas

Marenco relató que su Navidad anterior en el exilio fue muy triste por no estar con su familia, pero se sintió acuerpada por la familia alternativa que ha ido construyendo. Para la Navidad de este año no tiene planes, puesto que el exilio le ha enseñado que “los planes nunca salen o no resultan tal cual”, pero desea compartir con quienes la han ayudado.

Heyling reflexionó lo que ahora para ella significan las fechas de fin de año: “Desde el año pasado estas fechas dejaron de ser emotivas para mí, son días que te llenan de mucha nostalgia y de tristeza. Este año no voy a pasar con Roberto Büschthing, un amigo que hoy es preso político y que el año pasado yo compartí con él aquí en el exilio”.

“Quisiera estar con mi familia, quisiera ver a mi sobrina y darle su regalo, ya son dos años que no paso con ella, pero también quisiera que las familias que tienen a un ser querido en prisión por razones políticas pudieran compartir con ellos a como nos enseñan nuestras tradiciones en Nicaragua”, dijo la joven matagalpina.

La última actualización de la CIDH reporta 88,000 nicaraguenses exiliados después de la desestabilización política. En Nicaragua la Navidad no solo representa una fecha religiosa; es la excusa perfecta para abrazar, compartir y convivir, en familia, amistades y comunidad.

La crisis que atraviesa el país desde abril del 2018 ha marcado a la población para siempre, pero estos jóvenes exiliados coinciden en el pensamiento esperanzador de que estos días pasarán y las heridas sanarán, tal como lo dijo el poeta chileno Oscar Hahn:

“Pasarán estos días como pasan,

todos los días malos de la vida.

Amainarán los vientos que te arrasan.

Se estancará la sangre de tu herida”.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
214 vistas
La Escena
214 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
120 vistas
Entorno
120 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
226 vistas
Entorno
226 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.