1447 Vistas
2 Comentarios

La otra escuela de Tipitapa

En el soleado y ardiente municipio de Tipitapa existe un lugar que se dedica, sin condiciones ni limitantes, a formar en cultura a la población. La Biblioteca comunitaria “La Casita del árbol” es un centro cultural que desde hace nueve años se dedica a la promoción de la lectura y actividades artísticas.

Fundado en 2006, la Casita del árbol -como todos en el municipio le conocen- es el único espacio en la ciudad dedicado al desarrollo del arte y la cultura, con una afluencia sobre todos de niños y niñas, pero abierto a todas las edades e intereses de sus visitantes.

Según Dinah Ipsen, una de sus fundadoras, la idea de la casita inició cuando entre algunas amigas reflexionaron sobre la idea de tener un centro cultural para poder presentarse e invitar a grupos de otros municipios también. “Nos dijimos que ta vez no era tan imposible, que no tenía que ser un sueño, nada más”, y así fue como decidieron empezar con una biblioteca, que era lo más fácil de montar y podía servir como ejemplo para que la Alcaldía continuara el proyecto.

CasitaArbol_DinahIpsen

Dinah Ipsen es una de las fundadoras de la Biblioteca Comunitaria “La Casita del Árbol”

“Una señora nos prestó su casa, entre todos sacamos estantes, mesas, sillas… nada concordaba. Sacamos libros que teníamos en la casa y que podíamos prestar y por Internet pedimos las primeras donaciones”, explica Dinah en sala de reuniones / comedor de la casita, donde ahora brindan también clases de teatro, danza, música e idiomas, entre otros cursos libres, a un aproximado de 33 niños y niñas que atienden de lunes a sábado.

Un 8 de abril del 2006 abrió sus puertas la Casita del árbol, pero no fue sino hasta una semana más tarde que empezaron a llegar las primeras visitas y posteriomente el espacio se convirtió en un centro obligatorio después del colegio para muchos niños y niñas, que llegaban a pasar la tarde entre libros y juegos de mesa.

“Nosotros íbamos a ser una biblioteca seria y formal, pero alguien llevó un juego, entonces llegaron unos niños del colegio, estos le avisaron a sus amigos y al final fueron los niños los que se tomaron el espacio”, reflexiona Dinah nueve años más tarde.

CasitaArbol_NiñosEntrenando

La casita ofrece servicio de biblioteca, préstamo de libros y clases de teatro, danza, idiomas y música. / Rodrigo Rodríguez

Ahora, la casita ofrece no solo el servicio de biblioteca y préstamo de libros, sino que además tiene un programa de ayuda en tareas, clases de dibujo, guitarra, piano, teatro, folclor, danza árabe, ritmos latinos, alemán e inglés para niños y adultos, además de un grupo de manualidades y otro ambiental. Pero también el centro brinda espacio para la formación de adultos, público al que apenas están empezando a llegar.

“Cada año el programa cambia según el talento que tengan los voluntarios. Hubo capoeira, hubo acrobacia, alguien que enseñó malabares, es bien abierto, y todos los voluntarios que vienen sólo deciden qué es lo que quieren enseñar, solo se trata de acomodar los horarios y ver cómo funciona”, explica Dinah Ipsen, de padre cubano y madre alemana, pero Tipitapeña de crianza y corazón.

El trabajo de nueve años que hasta la fecha se ha realizado en la Casita del Árbol ha apoyado en el desarrollo y la educación de niños y niñas en Tipitapa, llegando a conformar incluso un grupo de teatro infantil con el que se han presentado en diversos festivales para sensibilizar sobre el tema relacionados al medio ambiente, el consumismo y la basura.

Programa de voluntariado

Actualmente, la biblioteca se mantiene gracias a un programa de voluntariado a través del cual personas locales, de otros departamentos o extranjeros aportan lo que saben con clases y cursos libres y gratuitos.

Todos los servicios que ofrecen sus gratuitos y nadie gana un centavo por lo que se hace en la Casita, pero aún así el proyecto mantiene una cuota de alrededor de 15 personas que, según sus tiempos y habilidades, dedican hasta 40 horas a la semana a formar a otros en lo que saben hacer.

Gracias a un joven alemán que llegó por amor a la ciudad es que la biblioteca inició, a sus tres años de apertura, un programa de voluntariado con jóvenes alemanes, quienes viven en casas de familias locales y apoyan con una cuota mensual al proyecto que se utiliza para los pagos de servicios básicos y el alquiler de una casa que ahora alquilan.

Por otra parte, dos alcaldías alemanas donan mil euros al año y otras personas llevan esporádicamente cajas con libros o materiales que donan al proyecto. Además, organizan un evento anual que se llama “Bailarte” y que sirve para recaudar fondos para el mantenimiento de la casita.

CasitaArbol_Voluntariado2

Algunos ex voluntarios en Alemania ya crearon una organización llamada “Puente Nica”, para apoyar a La Casita del Árbol desde el país europeo. / Rodrigo Rodríguez

En busca de formalizarse

A pesar de ser un proyecto de bajo costo, la ayuda que reciben apenas da para mantener el funcionamiento básico de la casita, pero ésta no es suficiente. Por tal razón es que entre varias voluntarias han iniciado un proceso legal para sacar su personería jurídica, con el ánimo de aplicar a proyectos y gestionar fondos, no solo para ampliar sus servicios, sino también el alcance que tienen, pues hasta el momento solo atienden a la población de las manzanas aledañas a la biblioteca.

“Hay muchos programas que te pueden dar hasta 80 mil dólares de apoyo para invertir en infraestructura, la cosa es que tenés que estar registrado legalmente”, explica Ipsen, y agrega que algunos ex voluntarios en Alemania ya crearon una organización llamada “Puente Nica”, a través de la cual pretenden becar a jóvenes de Tipitapa para que estudien en el país de Europa y promover un programa de intercambio.

De redes, bibliotecas y centros culturales

Cuenta Dinah que entre los proyectos futuros que tienen es la construcción de un centro cultural en el municipio, pues a la fecha no poseen ningún lugar donde realizar actividades culturales. De hecho, el único apoyo institucional que han recibido es de parte de la Alcaldía de Tipitapa, con la que han colaborado en eventos particulares y, en una ocasión, apoyaron para preparar una cancha en un predio baldío. “(Ellos) pusieron camiones para sacar llantas viejas y armar un parque ecológico en un predio”, cuenta Dinah, y agrega que el alcalde, a título personal, dona algo de dinero en actividades puntuales.

Además, entre otros proyectos con los que cuentan está la creación de “sucursales” en otros barios del municipio y un bibliobús para recorrer la ciudad con la biblioteca comunitaria. Sin embargo, eso no ha detenido la motivación de los y las voluntarias del proyecto, pues están actualmente formando una red cultural en el municipio y apoyan otras iniciativas en el municipio, como una biblioteca en la comunidad rural de Colama.

CasitaArbol_Frente

Si querés conocer la Casita del Árbol, ésta se encuentra ubicada del BDF de Tipitapa 1.5 cuadras al Oeste. / Rodrigo Rodríguez

Apoyá a la Casita

Si querés apoyar a la Biblioteca Comunitaria “La Casita del Árbol”, podés hacerlo de diferentes maneras, ya sea donando libros, juegos de mesa, instrumentos musicales, muebles o cualquier equipo que consideres puedan utilizar para promover el arte y la cultura en el municipio.

También podés contactar a sus organizadores, ya sea a traves de su página en Facebook o al correo electrónico lacasita.delarbol@hotmail.es, para donar con dinero o tiempo brindando talleres o cursos.

Podrías Estar Interesado

Podcast Memorias: para no repetir la historia
Entorno
150 vistas
Entorno
150 vistas

Podcast Memorias: para no repetir la historia

managuafuriosa.com - miércoles 3 de noviembre, 2021

Hace algunas semanas estrenamos nuestro más reciente podcast Memorias: Rompiendo ciclos, cerrando heridas. Un podcast dedicado a la memoria y cultura política en Nicaragua que ha despertado el interés de muchxs cibernautas. Un formato que nos ha invitado a cuestionarnos y a recordar momentos que han marcado nuestras vidas e historia del país para siempre.

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua
Eventos
148 vistas
Eventos
148 vistas

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua

managuafuriosa.com - lunes 1 de noviembre, 2021

El Circuito de Clínicas Musicales 2021, organizado por el CEM, trae a músicos profesionales nicaragüenses e internacionales con 14 clínicas en 7 ciudades.

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua
Entorno
574 vistas
Entorno
574 vistas

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua

managuafuriosa.com - domingo 31 de octubre, 2021

De Tu Mano es un sencillo que nació cuando Rigoberto Carranza y Sebastián Barberena decidieron aunar sus talentos en la búsqueda de crear algo inesperado, como un crisol donde se fraguaron sus mejores intenciones y arpegios sonoros.

2 Comments

  1. Pingback: Managuafuriosa.com | ¡Conocé iniciativas culturales de Nicaragua!

  2. Pingback: Managuafuriosa.com | ¡Conocé iniciativas culturales de Nicaragua!