474 Vistas

Ojos de agua – Un ensayo gráfico sobre recursos naturales y corrupción

En las últimas semanas he emprendido una serie de proyectos de carácter investigativo tomando como principal foco las dinámicas territoriales de Nicaragua.

En algunos casos analizando nuestros recursos naturales, en otros, recordando edificaciones que han sido borradas de nuestra memoria histórica y por último reviviendo situaciones de injusticia que se han agudizado desde la crisis sociopolítica que vivimos desde abril de 2018 a manos del régimen Ortega-Murillo.

La historia de Nicaragua está cambiando abruptamente y lamentablemente nuestros recursos académicos se ven deteriorados, empobrecidos y hasta tergiversados por el régimen actual.

La inyección de propaganda del partido político Sandinista liderado por Daniel Ortega y bajo el yugo de Rosario Murillo, ha infectado en su totalidad cualquier recurso estatal en Nicaragua.

En cada logo, en cada página web, en las calles, en edificios y principalmente en canales de televisión, hemos sido saturados de propaganda “Danielista”, como método para aferrarse al poder e instaurar una dinámica dictatorial sobre plataformas de información.

Esta iniciativa surge con la intención de crear material crítico e independiente que abarca ciertos temas de relevancia nicaragüense, alejado de la propaganda que hemos consumido desde hace años.

Tomando un enfoque arquitectónico para analizar situaciones pasadas y latentes para dar sentido a la actual crisis sociopolítica que enfrentamos.

Esta serie de proyectos se presenta como una compilación de ensayos gráficos donde hago uso de herramientas arquitectónicas para crear mapas radiográficos, collages, gráficos con imágenes satelitales, etc.

Estos mapas sintetizan información investigada a partir de fuentes factuales como artículos de periódicos nacionales (no afines al gobierno actual) e internacionales, estudios por ONG y Universidades Internacionales que han llegado a Nicaragua en los últimos años.

Poderosos nodos geopolíticos

“Ojos de Agua” es el primer estudio de esta serie en el que exploro algunos de los mantos hidrológicos del país.

Mas allá de solo ser recursos naturales ricos en flora y fauna con propiedades geográficas, geológicas e hidrológicas únicas, también representan silenciosamente poderosos nodos geopolíticos que han moldeado nuestra demografía, historia, memoria urbana y rural, y economía.

Comencé este proyecto preguntándome a mí mismo: ¿Cuál es nuestra relación con nuestros lagos y lagunas? ¿Como han impactado nuestras vidas en Nicaragua?

Al ser conocidos como la tierra de lagos y volcanes, uno imaginaria que nuestra memoria territorial está impregnada en estos elementos que rugen en cada horizonte del país.

Sin embargo, nuestros recursos naturales también son prueba de manejos gubernamentales erróneos, desplazamientos territoriales, contaminación y segregación económica.

Muchos de estos factores han sido parte de los ingredientes de la situación actual de Nicaragua. Entender nuestro descuido y la decadencia de nuestros recursos naturales es necesario para construir las bases de lo que en algún momento en el futuro se puede retomar para concientizar y elaborar mejores planes de manejo para dichos recursos que sean más justos y dignos para la población Nicaragüense.

Nicaragua tiene una relación inherente con el agua. A pesar de que no hay una traducción exacta del idioma náhuatl, diferentes versiones apuestan por traducciones como: “tierra rodeada de agua” o “Aquí junto al agua”.

El océano pacifico representa la frontera oeste y el océano atlántico la frontera este del país. El territorio nicaragüense presenta dos grandes Lagos (Cocibolca y Xolotlán), alrededor de 30 lagunas reconocidas de las cuales al menos 11 son de origen volcánico. Lagunas costeras, bahías y un lago artificial son otros de los recursos hidrológicos del país.

Cada “ojo de agua” en Nicaragua es un agente de cambio y altamente determinante para moldear las comunidades adyacentes a ellos. Nuestra relación con los recursos de agua de nuestros núcleos urbanos y rurales definen parte de nuestra identidad cultural y nuestra relación hacia la naturaleza.

Gran parte del atractivo y rareza de nuestras lagunas volcánicas son sus propiedades endémicas que han hecho evolucionar de diferentes formas nuestra flora y fauna.

Este efecto transciende a nuestras dinámicas humanas y se ve reflejado al ver vistas aéreas de como estos recursos hidrológicos han moldeado el crecimiento urbano alrededor de ellos.

Lamentablemente la urbanización en zonas adyacentes a dichos recursos ha inducido soluciones erróneas que han sido traducidas en mal uso de tierras, uso de lagunas y lagos como vertederos de basura y desechos humanos.

Incluso (pero pocas veces hablado) son cortinas de humo para los gobiernos que utilizan la excusa del turismo para privatizar zonas naturales que deberían ser conservadas en lugar de explotadas por el sector privado o inversionistas extranjeros.

Los ojos de agua son constelaciones que atraen a su órbita de ecosistema único, especies animales migratorias, asentamientos humanos, inversiones, turismo, agentes internacionales, incentivos políticos, impactos económicos, etc. Es por esta interseccionalidad de fuerzas que dichos recursos son nodos geopolíticos que definen gran parte de nuestra dinámica territorial.

Laguna de Apoyo | ¿Reserva natural o monopolio político?

¿Tener tantos hostales, comercios y residencias privadas en las laderas de la Reserva Natural Laguna de Apoyo ha significado realmente progreso?

El turismo en la laguna de apoyo ha sido como una estrategia de doble filo, una cortina de humo que ha sido comercializada como grandes obras de progreso por los gobiernos de Nicaragua.

El monopolio turístico de la Laguna de Apoyo se ha vendido como algo que estabiliza la economía del país cuando en realidad solo se han privatizado tierras que no deberían ser privadas; considerando que esta área ha sido establecida como reserva natural desde 1991.

Los proyectos que se realizan en zonas naturales de Nicaragua no pueden seguirse excusando bajo el argumento de que crean “trabajos” para la comunidad cuando en realidad esta privatización ha lucrado únicamente a un porcentaje muy bajo de la población.

Propietarios de comercios, hostales y residencias privadas en las laderas de la reserva pertenecen a un sector específico de Nicaragua de un alto estrato social o extranjero o en algunos casos de estrechas relaciones con fuerzas del gobierno.

La realidad es evidente en el trayecto hacia la laguna donde se ve como las comunidades han sido cada vez más replegadas.

Hay un contraste muy alto entre las comunidades adyacentes que presentan limitaciones económicas e infraestructurales y muchas de las nuevas construcciones de lujo en la ladera de la laguna que precisamente por su alto costo se vuelven inaccesibles para la mayoría de la población Nicaragüense.

Una reserva natural no debería ser privatizada y en su lugar debería de poder respirar del comercio turístico y ser más abierta a la comunidad.

La falta de regulaciones ha influido directamente en el desarrollo arquitectónico de la zona en el que vemos una clara pirámide social en las edificaciones que han ido poblando la laguna en décadas anteriores y las edificaciones de recursos limitados que han sido relegadas a áreas adyacentes.

A pesar de algunas iniciativas en los últimos años para construir espacios públicos en el área, queda mucho trabajo por hacer para equilibrar la cantidad de propiedad privada que continúa apropiándose de la costa de la Laguna.

También se debe contemplar un plan de accesibilidad público desde los centros urbanos hasta la orilla de la Laguna.

Debido a la falta de planes de infraestructura y espacios públicos accesibles y dignos, la población que quiera visitar la laguna está condicionada a acudir a uno de estos lugares turísticos privados, ya que tienen mejores condiciones para disfrutar de este recurso natural o ingresar a la laguna entre senderos informales para llegar a una orilla que ha sido apropiada por todos estos negocios alrededor de la Laguna.

Como nicaragüenses deberíamos poder disfrutar de nuestro propio turismo en su máxima expresión, un turismo que es accesible para todos.

Laguna de Perlas | Complejo lagunar y red infraestructural

Laguna de Perlas está ubicada en la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur de Nicaragua. Es la laguna costera más grande del país.

De hecho, Laguna de Perlas no es simplemente una laguna, sino un conjunto de lagunas que interactúan entre sí en este borde costero que conecta con varios ríos de la zona y desemboca con el Mar Caribe.

Este caso de estudio es totalmente diferente al de la Laguna de Apoyo en donde veíamos un abundante crecimiento urbano como parte de las estrategias de privatización de tierras.

Acá nos encontramos con un área rural que ha tenido poco desarrollo en los últimos años. Por supuesto cada una de las iniciativas llevadas a cabo en el Caribe de Nicaragua fueron extensamente pronunciadas y llenas de propaganda por el gobierno de Ortega como grandes obras de progreso.

Todo como un telón que luego caería cuando se agudizaron los abusos e injusticias hacia los pobladores ubicados en el sector donde pasaría el canal interoceánico que anunciaron desde 2014.

Por lo que los abusos e injusticias hacia los habitantes de la ruta del canal fueron en aumento y afectaron también indirectamente áreas adyacentes.

Esto hace preguntarnos si el único interés del gobierno de Ortega por impulsar el turismo en el Caribe era solo otra estrategia de distracción
para cubrir el abuso por apropiación de tierras por el canal y la extracción de maderas preciosas.

Sin embargo, aún mucho tiempo antes del incremento de corrupción por este proyecto, la Costa Caribe ha sido una de las zonas de Nicaragua donde ha habido más saqueo y corrupción de recursos naturales a manos de fuerzas gubernamentales y sector privado.

El carácter rural de la Laguna de Perlas ha sido utilizado como un escudo que ha permitido situaciones de abuso e injusticia debido a la falta de medios y tecnologías de comunicación, infraestructura urbana y
educación ha sido más difícil exponer que en el Pacífico.

A pesar de esto, este mismo carácter rural ha sido el gestor de increíbles procesos evolutivos humanos, animales y vegetales.

La falta de urbanidad e infraestructura de transporte y uso de suelo ha hecho que los pobladores de Laguna de Perlas la convirtieran en una red infraestructural por sí misma.

Este manto hidrológico reúne las actividades de comercio más importantes de esa zona en donde la pesca comercial y deportiva suple a residencias, comercios y turismo.

A su alrededor hay pocos caminos y algunas carreteras construidas en años anteriores, sin embargo, la laguna corresponde el conducto de transporte principal que a su vez permite establecer mejores conexiones con islotes y cayos dentro del ojo de agua.

Finalmente, Laguna de Perlas también conforma uno de los epicentros de palafitos del país. A pesar de que la zona del Caribe es la región del país más afectada por tormentas tropicales y huracanes, sus pobladores han trascendido de las edificaciones asentadas en suelo para extender el dominio arquitectónico hacia las aguas de la laguna.

Estas edificaciones informales y orgánicas se encuentran en diferentes bordes del manto acuático donde se han asentado comunidades.

Su ejecución está llena de picardía e ingenio empírico que se ha ido sofisticando con los años.

En este punto la arquitectura flotante de Laguna de Perlas conforma uno de los atractivos más interesantes de la región. Las edificaciones poseen varias tipologías dependiendo su uso.

En algunos casos gazebos anclados a un puerto, en otras, edificaciones con poca volumetría y en otras formaciones más complejas, compuestas de varios volúmenes que ofrecen una experiencia única al agua y las vistas de la zona.

Laguna de Perlas representa un nodo de intensas actividades comerciales, turísticas y residenciales. Sus pronunciadas características naturales y arquitectónicas informan la dinámica territorial de la zona que puede ser más estudiada para facilitar acceso de recursos urbanos que no interrumpan la armonía que sus pobladores han conservado y construido por décadas.

Ojos de agua en peligro

Las generaciones nacidas en Nicaragua durante las últimas tres décadas han crecido sabiendo que nuestros ojos de agua están muriendo lentamente.

La emoción de visitar estos increíbles recursos naturales llega a su final una vez que sabes que, debido al mal planeamiento urbanístico realizado por los gobiernos de Nicaragua, estamos perdiendo parte de la grandeza de nuestra tierra.

La contaminación en recursos hidrológicos se ha convertido en un problema sistemático, profundamente arraigado en nuestra cultura y estilo de vida.

El régimen Ortega-Murillo utiliza su propaganda para presentar una intención de cambio.

Han llevado a cabo lo que parecen proyectos destinados a salvar algunos de estos recursos como el Proyecto de Saneamiento en el Lago Xolotlán (2012) y el Proyecto de Oxigenación en Laguna de Tiscapa (2019).

El fracaso de estos proyectos se ha hecho evidente en poco tiempo, simplemente porque abordan este tema desde un ángulo equivocado.

No puede haber un plan para el saneamiento de nuestros recursos hídricos si no incluyen un cambio en la planificación de nuestros asentamientos urbanos.

La infraestructura urbana con cauces que continúan contaminando estos recursos y finalmente, pero lo más importante, no podemos salvar nuestro lagos y lagunas si no cambiamos nuestra cultura.

Este último punto es problemático para el régimen actual porque involucra mejorar el sistema educativo.

Para crear un cambio real en nuestro país, necesitamos empoderar a nuestras comunidades con acceso a una buena educación gratuita.

El régimen Ortega-Murillo lo sabe y por eso precisamente ha tergiversado e infectado el sistema educativo con su falsa propaganda.

No puede haber un cambio significativo en Nicaragua, si la población no cambia de mentalidad.

¿Cuál es el propósito de limpiar los lagos y lagunas, si la falta de educación e infraestructura adecuada los sigue contaminando? Cada elemento está interconectado.

El problema es que empoderar a la población nicaragüense significaría el fin de su dictadura.


Mi nombre es Oscar M Caballero soy un arquitecto nicaragüense graduado de Columbia University en 2020 con una Maestría en Ciencias de Diseño Arquitectónico Avanzado. He vivido en el exilio desde hace dos años cuando emigré a Estados Unidos, luego de escapar de Nicaragua meses después de que diera inicio la crisis sociopolítica de abril 2018 a manos del régimen Ortega-Murillo.

Mi visión oscila entre diferentes campos donde la arquitectura sirve como el núcleo de intersecciones de elementos no relacionados a simple vista, pero que conservan una conexión singular. Como arquitecto, me encuentro redefiniendo mi rol constantemente dependiendo del contexto que estemos viviendo.

Muchas veces se vuelve observador en un intento de analizar y comprender nuestra sociedad actual y el entorno construido. Este voyerismo viene a ser motor de constantes curiosidades e introspecciones que producirán algún tipo de escritura o dibujo o simplemente algún tipo de materialización arquitectónica.

Desobediencia (D/sobed/ence) es una iniciativa para crear una yuxtaposición de mi práctica arquitectónica e investigativa a través de proyectos, ensayos, arte 3D y escritura.

Podrías Estar Interesado

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles
La Escena
20 vistas
La Escena
20 vistas

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles

managuafuriosa.com - miércoles 9 de junio, 2021

Casa Madre es un colectivo creado por y para emprendedoras/es como una manera de brindar un espacio para que se consuma más arte y productos locales.

Tras las melodías de Haze Reyes
EllaEsFuerza
28 vistas
EllaEsFuerza
28 vistas

Tras las melodías de Haze Reyes

Malva Izquierdo - lunes 7 de junio, 2021

Haze Reyes es una de las artistas nacientes de la escena nacional. Su voz melodiosa y su pasión por la poesía te invitan a quedarte cuando canta en vivo.

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música
La Escena
70 vistas
La Escena
70 vistas

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música

Donaldo Sevilla - viernes 4 de junio, 2021

En esta ocasión quiero escribir sobre un tema del que he discutido con artistas y sobre todo músicas/os: la idea de robar para crear.