592 Vistas

No hay lugar como el hogar, pero…

Esta semana, la dictadura de Nicaragua ha anunciado el polémico “Programa de retorno voluntario asistido de los nicaragüenses en el exterior”, una iniciativa que pretende mitigar el fracaso de la mesa de negociación realizada el mes pasado por miembros de la Alianza Cívica y una Comisión creada por el mismo Frente Sandinista.

En este proyecto, las autoridades del poder ejecutivo elegido fraudulentamente se “comprometen” a cumplir todas las normas de la Constitución Política para garantizar la protección estatal de los que decidan volver. Incluso, la proclama presidencial dicta que “las personas que retornen voluntariamente serán recibidas con fraternidad, cordialidad y solidaridad”.

Pero no todo es tan sencillo y hermoso como se lee, el GRUN (Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional), ha pedido la asistencia técnica del programa de la Organización Mundial de Migraciones (OIM).

Tal vez te interese: El amor en los tiempos de exilio

No obstante, este organismo ha respondido en comunicado de prensa que ha decidido analizar la propuesta del desgobierno danielista y sobre el contenido de la nota diplomática, explicando que, primeramente, “los programas de retorno voluntario de la OIM se basan en la decisión libre y sólidamente informada de los propios migrantes que solicitan apoyo para retornar a su país de origen. Además, el retorno voluntario asistido y la reintegración (AVRR, por sus siglas en inglés) se gestiona de la manera más estricta apegados a los principios de respeto de los derechos humanos, dignidad, seguridad y confidencialidad de los datos personales”.

¿Podemos confiar en un gobierno que nos hizo salir de nuestro país por amenazas, inseguridad, ataques y lo sigue haciendo con los que aún viven en Nicaragua?

No es sencillo vivir un exilio. Dejar a tu familia, tus cosas, tus mascotas, hasta los más pequeños detalles duelen. Y volver a casa, a tu ciudad, siempre será una tentación. Pero reflexionemos, ¿será que vale la pena?

¿Qué precio tiene nuestra seguridad si el mismo gobierno que nos invita de forma sospechosa a regresar a nuestro país persigue a los que están dentro resistiendo y donde tirar confeti es un delito? Tenemos que estar claros que esta dictadura tiene más de 12 años violando derechos humanos y somos más 60 mil personas estimadas que tuvimos que salir en diversas condiciones a comenzar una nueva vida, unos con más suerte que otros, donde la xenofobia, el hambre y el frío han sido parte de la vida de las personas que forman parte de las estadísticas.

Además, tenemos que estar claros que Nicaragua no es la misma. Hablando con los pocos amigos y familiares que quedan en el país, se vive una profunda tristeza y miedo. Policías y paramilitares regados por doquier, sin derecho a la protesta y la bota policial buscando cabezas que pisotear.

Dentro de los acuerdos de la Alianza – Dictadura, hay un plazo que va corriendo para liberar presos políticos, 90 días. Cada día hay por lo menos dos detenidos y algunos de los que ya han sido excarcelados, volvieron a prisión. Un estudiante ex atrincherado que volvió de Costa Rica fue asesinado y encontrado muerto en un cauce. Sí, eso lo puedo leer todos los días en Twitter. Y ni hablar de la economía y el telón de la falsa normalidad que se pretende crear como cortina de humo.

Como mucha gente que me está leyendo, yo también quiero volver a casa, abrazar a mi abuela y comer toda la comida que me preparé, pero todos/as mis amigos/as están fuera y yo también. Con un pie dentro y con el corazón en la patria, porque donde sea que estemos, Nicaragua está en nuestro corazón y recuerdos. No la de ahora, obviamente.

La buena noticia es también soñamos con un país mejor, que nos permita volver libremente y la pesadilla de abril, acabe. No amigos/as, no es momento de volver. No, señores Ortega – Murillo, muchas gracias por su invitación, pero volveré libre y dichosa cuando ustedes hayan partido.


La autora de este artículo lleva seis meses en exilio por amenazas de orteguistas en redes sociales.

 

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
214 vistas
La Escena
214 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
120 vistas
Entorno
120 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
226 vistas
Entorno
226 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.