359 Vistas

Ninfus: rompe todas las líneas trazables

Probablemente el nombre Ninfus te suena de algún lado. ¿Esas rayas violetas con forma de mujer? ¡Sí! Lo más seguro es que viste esas rayas al abrir NicaBird, la aplicación que lo popularizó.  Pero más allá de eso… ¿sabés quienes son los ninfus? Ellos nos vienen a proponer un modelo empresarial innovador en Nicaragua. Conocelo aquí.

Ninfus Design Studio rompe todas las líneas trazables. Desde sus diseños hasta su cultura organizacional salen de lo trillado: así lo quieren ellos. Este estudio de diseño fue conformado por Gerald Hurtado y Marlon Hudson en 2010 en un café de Granada, éstos dos artistas gráficos buscaban constituir una empresa en la que ellos fueran sus propios jefes y ahora la tienen. “Ninguno de los dos quería llegar a trabajar a una empresa convencional”, dice Marlon, el más joven de los dos.

Lo que los diferencia de los demás es que estudian “cada proyecto de un modo totalmente personalizado”, identifican las necesidades y definen el mejor proceso creativo. Ninfus Design Studio ofrece a sus clientes diseño, ilustración, servicio multimedia, spots publicitarios en 2D y 3D, animaciones, motiongrafic, entre otros; es decir, toda la parte gráfica. La cercanía que los ninfus tienen con cada proyecto, los ha llevado a estudiar cómo destazar a un cerdo con el fin de diseñar un afiche para el Nuevo Carnic.

El centro de operaciones está adornado con diseños que ellos mismos han hecho, hay música y algunos juguetes tirados, con el objetivo de crear un ambiente para que las personas no se sientan reprimidas y exploten su creatividad al máximo. “Todas las personas acá son artistas. Procuramos estar con gente muy proactiva y creativa, independientemente de cómo se vea”, apunta Marlon, cuyo aspecto no es para nada cotidiano. “Somos personas responsables aunque usemos pantalones de colores”, dice Gerald y ríe, “queremos que nuestros colaboradores se sientan libres”, agrega.

Esta acumulación de creatividad del equipo Ninfus lo ha llevado a crear más allá del trabajo. Por ejemplo, la invención de su propia mascota. Los Tepetl son montañitas animadas cuyo nombre viene de la homónima palabra náhualt. También han ilustrado los principales personajes de las leyendas populares nicaragüenses y algunos juegos de palabras como el “mierdoso”, el “queso ahumado” y el “perro caliente” (ver imágenes).

La gran mayoría de los trabajos que realizan empiezan en papel, al igual que el famoso pájaro Guardabarranco del juego NicaBird, que últimamente ha tomado mucha popularidad y los dio a conocer en gran medida. “Queremos dar un producto único y exclusivo”, afirman. Por tal razón cada trabajo es diferente al anterior. “Eso es lo fiera del trabajo”.

Texto por: Francisco A. Soza

El chico largo de la Isla de Ometepe Afiche El queso ahumado Personajes de las leyendas populares nicaragüenses El perro caliente
El macho ratón

Podrías Estar Interesado

Podcast Memorias: para no repetir la historia
Entorno
150 vistas
Entorno
150 vistas

Podcast Memorias: para no repetir la historia

managuafuriosa.com - miércoles 3 de noviembre, 2021

Hace algunas semanas estrenamos nuestro más reciente podcast Memorias: Rompiendo ciclos, cerrando heridas. Un podcast dedicado a la memoria y cultura política en Nicaragua que ha despertado el interés de muchxs cibernautas. Un formato que nos ha invitado a cuestionarnos y a recordar momentos que han marcado nuestras vidas e historia del país para siempre.

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua
Eventos
148 vistas
Eventos
148 vistas

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua

managuafuriosa.com - lunes 1 de noviembre, 2021

El Circuito de Clínicas Musicales 2021, organizado por el CEM, trae a músicos profesionales nicaragüenses e internacionales con 14 clínicas en 7 ciudades.

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua
Entorno
574 vistas
Entorno
574 vistas

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua

managuafuriosa.com - domingo 31 de octubre, 2021

De Tu Mano es un sencillo que nació cuando Rigoberto Carranza y Sebastián Barberena decidieron aunar sus talentos en la búsqueda de crear algo inesperado, como un crisol donde se fraguaron sus mejores intenciones y arpegios sonoros.