2217 Vistas

Nicaragua detrás de la frontera

Managua, Nicaragua. En el acto oficial del 30 de agosto en honor a la gesta de Pancasan, Daniel Ortega Saavedra habló por primera vez de la migración hacia Costa Rica, país donde según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), unos 23 mil nicaragüenses han sido asilados desde el inicio de las protestas. Aunque Ortega negó que el flujo migratorio fuese un problema, la cifra es una clara evidencia del miedo, persecución y represión que viven miles de familias en Nicaragua.   

Antes de las protestas de abril Nydia Elisa Monterrey, psicóloga recién graduada, asegura haber sido una joven emprendedora normal. “Mi vida antes de abril era súper activa, hacía ejercicio, comía saludable… porque tenía un negocio que trata de mostrar un estilo de vida activo y saludable (…)”.

La represión contra las protestas pacíficas en las que se encontraba su hermano menor, hizo que Monterrey se sumara a los estudiantes atrincherados en la UNAN Managua, con quienes sufriría el 14 de julio el ataque armado en la Iglesia Divina Misericordia.

Posted by Nydie Nicaragua on Saturday, July 14, 2018

Por grabar desde el celular lo que ocurría ese día fue expulsada de su casa, porque “la persona que me alquilaba es super sandinista; cuando ve mi video en el noticiero, va donde mi hermano y lo corre de la casa. Entonces el 14 de julio en Catedral, nosotros no teníamos idea para dónde ir.”

Para Monterrey, el exilio era una situación inimaginada. “Nunca me imaginé tener que salir del país exiliada, de hecho nos costó mucho asimilarlo porque hoy estábamos platicando y nos dicen: mañana salen para Costa Rica”. Días después cruzaron la frontera por un punto ciego para no ser capturados por las autoridades nacionales, pero del lado tico la policía fronteriza los logró detener.

Monterrey cuenta ese momento con un claro temor en su voz, “(…) yo me puse a llorar y les dije, mire, si nos va a regresar a Nicaragua regrésenos, pero no nos entregue a las autoridades, si nos entrega a las autoridades nos matan.”

En San José junto a otros de sus compañeros de lucha formaron el Movimiento de Resistencia Nicaragüense 13 de Julio. Ahora ella se encarga de relaciones internacionales del movimiento y dice continuar en la lucha brindando información de lo que ocurre en Nicaragua, “(…) espero que nosotros como nicaragüenses logremos sentar cabeza de verdad ….pensar de manera racional, ser capaces de conseguir una transformación del país, porque no solo se trata de decir que Daniel se vaya (…)”.

Monterrey cumple 25 años el 5 de diciembre mismo día que su papá. Al finalizar la entrevista, sus palabras que dicen extrañar Nicaragua, hacen que la distancia entre la capital tica y Managua parezca más lejana, pero desde allá apela al poder de la gente, a la organización del pueblo para vencer a Ortega, al que espera ver caer ya estando aquí.

Probablemente el exilio fue la única vía que tuvo Yerling Aguilera para poder, como ella misma lo dice, “construir un relato” sobre la violación a los derechos humanos que existe en Nicaragua. Esta joven socióloga estuvo sitiada junto a un grupo de estudiantes en la Universidad Centroamericana, luego de que fuerzas de choque del gobierno los atacaran la noche del 18 de abril, día del inicio de la represión en Managua y otros departamentos como León y Masaya.

Aguilera se encuentra hoy en España, está ahí desde finales de ese mismo mes. Llegó con la Plataforma de Articulación de Movimientos Sociales junto a dos compañeras más. Su discurso organizativo es aguerrido, pero concilia distintas visiones de grupos y movimientos que adversan al gobierno de Daniel Ortega; principalmente, quienes han sido críticos hacia la política estatal y al modelo económico de consenso desarrollado durante esta década entre gobierno y empresarios.

Hasta la fecha, la Caravana de Solidaridad Internacional con Nicaragua a la que se integró ha recorrido 10 países de Europa explica Aguilera. Una de estas reuniones sirvió para que junto a Amnistía Internacional España, denunciaran ante el Ministerio de Asuntos Exteriores que la cooperación del gobierno español estaba siendo utilizada por la Policía Nacional para amedrentar y asesinar a los civiles en Nicaragua. Lo que resultó en la cancelación de 2,5 millones de euros en fondos para el gobierno de Nicaragua, según información del Presidente Pedro Sanchez hace unas semanas en Costa Rica.

Sobre el tema Aguilera explica que “(…) hubo una demanda, particularmente en los países que son exportadores de armas (como España) hacia Nicaragua; de que haya una investigación del uso final que se le dio al ultimo envío de armas que se hizo a Nicaragua, dado que los estados son responsables de ese uso final que se le da y también evaluar las condiciones en que se hizo ese envío (…)”.

Ante el aumento de la represión documentada por el reciente informe de las Naciones Unidas, el trabajo de la Caravana se ha vuelto más relevante y hoy cuenta con grupos recorriendo Centroamérica y América del Sur.

En uno de los eventos Aguilera fue boicoteada por un grupo ligado al gobierno de Daniel Ortega, sobre este tipo de actos le pregunto ¿porqué cierto sector de la izquierda internacional se niega a aceptar lo que ocurre en Nicaragua? A lo que responde que “(…) mucha gente analiza a Nicaragua desde la luz de sus propios esquemas románticos, es decir, los que conocieron a la Nicaragua de la Revolución Sandinista y piensan que ahorita hay una Revolución Sandinista (…)”.

Las cifras de desplazamiento forzado en el país no tiene precedente más cercano que el de la propia guerra civil de los 80s. Antes de despedirme de ella, me interesa saber cómo valora Aguilera ésto y si de verdad puede esta población, hoy organizada a través de diferentes expresiones, ser incluida en un nuevo proyecto nacional. La respuesta que da no es tan clara todavía, pero (…) nosotros sentimos que es un escenario bastante positivo, el hecho de que la comunidad nicaragüense empiece a organizarse, empiece a meterse en la política, a adentrarse en la política, porque muchas veces hemos despolitizado a la gente migrante, porque vemos a la comunidad migrante solo como el agente económico que envía remesas (…)”, me advierte dejando el tema para un debate más amplio.

Ilustración de instagram.com/gabobenad

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.