606 Vistas

Nada de esto es nuevo para los inmencionables

La pedagogía del horror que están implementando los inmencionables nos tiene a muchxs bastante impactadxs. A pesar de saber desde hace mucho que los inmencionables son gángsters, yo al menos no me imaginé que fueran capaces de tanto sadismo. Pero lo son. Y desafortunadamente es posible que siempre lo hayan sido, y que una buena parte de nuestra historia revolucionaria de hace 40 años, también esté plagada de todo este horror.

Para muchxs de nosotrxs es importante hacer un corte en esta historia. Hablar de la revolución de los 70/80 con ojos de nostalgia, y ver esto como un remedo de eso que violaron los inmencionables. Pero para mucha gente está claro que el uso excesivo de poder, los abusos sexuales, asesinatos y tortura hacia los oponentes, no son cosa de ahorita. Tienen larga historia.

¿Qué nos detuvo en aquel momento de denunciarles y de desmarcarnos? Muchxs lo hicieron, pero no desde el inicio. Se aguantó bastante tiempo esa política del horror en nombre del fin revolucionario. El dogmatismo no es de ahorita. El endiosamiento no es de ahorita. El amor más profundo a la oportunidad de transformar un país, y la sensación de ser protagonistas de ese proceso, nos cegó ante lo que pasaba tras bambalinas.

Se me viene a la mente un pasaje de Gabriela Selser en su libro “Banderas y Harapos”. Este pasaje debo decir, fue el que más me impactó. En el mismo, Gabriela narra del asesinato de Jorge Salazar, quien había sido acusado de “conspirar contra la revolución”.

Lo que me impactó no fue tanto su asesinato, como la reacción que ella confiesa haber tenido cuando una amiga le manifestó que no estaba de acuerdo con este tipo de acciones. Gabriela cuenta que ella, como la enorme mayoría, lo dejó pasar pues la revolución justificaba estos actos. ¿Será aquello muy distinto a lo que pasa hoy? Quizá en mucho sí, y quizá en mucho no. 

Si antes no denunciamos, si antes nos dejamos montar no solo a ellos dos, sino a sus antivalores, hoy debemos hacer un esfuerzo mayor por reconocer que no es fácil zafarse. Debemos entonces hacer un esfuerzo enorme pero importantísimo por arrancarles de las manos lánguidas y huesudas, a los más jóvenes al menos. Quizá ahí tengamos alguna esperanza de que esta nueva revolución no nos lleve al mismo desenlace en 40 años más.

A mi me cuesta. Confieso que no soporto a la gente que a pesar de todo sigue en pie de lucha con losinmencionables. Pero me pregunto a mi misma si entonces no estoy contribuyendo a la misma polarización que nos tiene así como estamos. Hay gente podrida de ese lado. Hay gente podrida del nuestro. Pero hay algunos que no lo están.

Ojalá podamos reconocernos y desde ahí crear nuevos vínculos. Ojalá podamos desaprender esta pedagogía del horror, que solo nos deshumaniza y llena de odio. Ojalá podamos actuar realmente a partir del amor, no solo hacia los nuestros, sino hacia los otros, que como muchos de nosotrxs en aquel entonces, también están atrincherados en sus dogmas.     

Podrías Estar Interesado

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
61 vistas
Entorno
61 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
171 vistas
Entorno
171 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.

#ElMelómano: Covers vs. Originales
La Escena
219 vistas
La Escena
219 vistas

#ElMelómano: Covers vs. Originales

Donaldo Sevilla - jueves 22 de julio, 2021

En esta ocasión #ElMelómano aborda el tema de las bandas que hacen covers o tributos, y de las que se concentran solo en una propuesta inédita y original.