447 Vistas

Memoria y memoriales en Nicaragua: Un breve análisis histórico y crítico

Llegó el 19 de julio y el pueblo de Nicaragua entra en un momento de recuerdo y conmemoración de 40 años desde el triunfo de la Revolución Sandinista en 1979.

Esta Historia (es decir, la narrativa oficial y formalizada) se mantiene viva en el presente gracias a rituales, como desfiles, y fuentes bibliográficas, como libros de texto o incluso memoriales.

Quien controla el pasado, controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado” (George Orwell, 1984)

“La lucha de la humanidad contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido” (Milan Kundera, El libro de la risa y el olvido)

El significado detrás de un memorial

¿Por qué se construyen? ¿Cómo funcionan? ¿Qué podemos aprender sobre la política en Nicaragua a través de sus memoriales? 

Un memorial, en lo general, es una estructura tradicionalmente expuesta en un espacio público diseñado para recordar y conmemorar a una persona, evento o lugar. 

En Nicaragua, por ejemplo, contamos con El monumento a Alexis Arguello, El Parque de la Paz, El monumento a Pedro Joaquín Chamorro, etc.

De acuerdo al académico Pierre Nora, estos sitios de memoria logran cristalizar la memoria y la vuelven Historia. En otras palabras, un memorial legitimiza una historia, lo vuelve hecho y veraz.

Cómo explica la socióloga argentina Elizabeth Jelin en su obra Los trabajos de la memoria, el Estado tiene un poder particular en la construcción de la Historia oficial de una nación.

Poderosas herramientas para el gobierno de turno

Los memoriales son tradicionalmente construidos y financiados por los gobiernos, ya que estos tienen control y acceso a los espacios públicos.

El Estado, con fondos públicos, se preocupa en invertir y en construir memoriales para enseñar y conmemorar una versión del pasado que es patrocinada directamente por el Estado.

Los memoriales son poderosos, tanto que cada régimen en el pasado reciente de Nicaragua ha comenzado su dominio con la destrucción de los memoriales del régimen anterior.

Esto no se trata de  un fenómeno único de Nicaragua, sino mundial. Podemos destacar la destrucción de monumentos a Vladimir Lenin en Ucrania o de Saddam Hussein en Irak.

Nicaragua está experimentando un momento histórico. La reciente insurrección popular contra el régimen de Daniel Ortega nos inspira a pensar en el próximo cambio de régimen.

Es un buen momento para evaluar el papel de memoriales para conmemorar otro momento histórico, la Revolución Sandinista de 1979, y cómo los cambios de régimen afectaron la memorización del pasado.

Somocismo → Sandinismo

Hay dos imágenes clave del triunfo de la Revolución Sandinista en 1979 en contra de la dictadura Somocista.

La primera es la imagen de la plaza llena de gente festejando, dando la bienvenida a los (y las) soldados/as.

Esta plaza se llamaba “Plaza de la República” pero en ese día de julio fue renombrada. Memorizaron este evento con el nombre “Plaza de la Revolución.” 

Foto: Susan Meiselas

La segunda imagen emblemática de esta transición revolucionaria es la caída del monumento de Somoza encima de un caballo.

La estatua fue construido originalmente para el líder fascista Benito Mussolini. En la famosa foto, vemos a los espectadores con los brazos elevados en celebración de la destrucción de este símbolo de la permanencia del régimen Somocista.

Archivo: Diario La Prensa

En estos dos ejemplos  vemos cómo un cambio de régimen está simbolizado por actas de  reconstitución y apropiación de memoriales. La batalla por la memoria sigue después del triunfo militar en estos espacios públicos. 

Sandinismo →  Neoliberalismo

Durante el dominio del gobierno Sandinista de 1979 a 1990, se invierte energía y recursos en crear memoriales de la revolución en los espacios públicos.

En particular, el muralismo empieza a ser un hito en las ciudades, contando sobre la revolución. Cuando los Sandinistas perdieron las elecciones en 1990, siguió un periodo de regímenes neoliberales.

Igual como los Sandinistas llegaron en 1979, una prioridad urgente para el nuevo régimen fue destruir y apropiarse de la versión del pasado reflejado en los espacios públicos memoriales.

El libro de David Kunzle, Los murales de la Nicaragua revolucionaria, 1979-1992, documenta los murales sandinistas, además de su destrucción sistemática con el cambio de administración a partir de 1990. 

Trabajador de la Alcaldia de Managua borrando el mural Homenaje a las Mujeres de Alejandro Canales, 1992. Foto: Diario La Prensa

En el período de los noventas vemos cómo la destrucción de las memorias de la revolución fue una inversión específica de los gobiernos neoliberales, construyendo una nueva historia oficial de Nicaragua.  

Neoliberalismo → Orteguismo

Cuando Daniel Ortega ganó las elecciones de 2006, regresó el partido Sandinista al poder. Inmediatamente, intentaron recuperar los espacios históricamente sandinistas que recordaban a la revolución.

Por ejemplo, la Plaza de la Revolución fue restaurada con la destrucción de la ostentosa Fuente Musical, construida por uno de los gobiernos neoliberales en el medio de la plaza.

Pero este nuevo régimen, dominado por el poder centralizado de Daniel Ortega y su familia, tiene una narrativa del pasado distinta a la narrativa del partido durante los años ochenta.

En 2009, inauguraron el Museo de la Victoria Sandinista, la cual proyecta fotos de personajes de la lucha de 1979. En las imágenes, se encuentra Ortega en cada frente de guerra, a pesar de que él quedó exiliado en Costa Rica y Cuba durante la mayor parte de la lucha. Asimismo, el Ministerio de Justicia hizo obligatoria la visita de alumnos al monumento

Foto: Diario El País

Controlando el presente y el futuro

Revisando el pasado reciente de Nicaragua, podemos ver la ejemplificación de la cita de apertura del libro 1984, de George Orwell.

Cada régimen llegó al poder y implementó su control presente por la construcción y reconstrucción del pasado.

Ese control sobre el pasado es esencial para implementar su propia visión del futuro. La historia de los memoriales en Nicaragua nos refleja el poder que tiene el gobierno en construir una historia oficial a como les convenga.

Mientras el Estado Orteguista siga en el poder, tiene el poder de definir y cristalizar su propia versión de la historia a través de herramientas visuales y comunicativas como los memoriales.

No nos sorprendería si el gobierno hiciera un memorial para conmemorar “el golpe de estado fallido”.

Durante la insurrección popular de abril de 2018,  participantes, al tomarse las calles, también decidieron apropiarse de los memoriales.

Se colocaron carteles en las paredes, se pintaron memoriales en azul y blanco, se construyeron memoriales móviles y muchos más.

Foto por Kathia Matamorros (Diario La Prensa)

Estas iniciativas nos demuestran la gran capacidad que tiene un pueblo en querer construir su propia narrativa y su propia historia desde abajo.

En esta reflexión queremos invitar a nuestros lectores y lectoras a pensar críticamente los memoriales y a conversar sobre la larga historia de Nicaragua. 

¿Qué se merece recordar? ¿Qué se merece conmemorar? ¿Qué queremos que las futuras generaciones recuerden sobre nosotras/os? ¿Y cómo puede el pueblo participar en estos procesos?

Colaboración de Rebecca Cooley y Yarince Perez

Rebecca Cooley es una investigadora de la memoria.
Yarince Pérez es escritor, artista, teorista crítico y colaborador con Managua Furiosa.

Podrías Estar Interesado

Podcast Memorias: para no repetir la historia
Entorno
150 vistas
Entorno
150 vistas

Podcast Memorias: para no repetir la historia

managuafuriosa.com - miércoles 3 de noviembre, 2021

Hace algunas semanas estrenamos nuestro más reciente podcast Memorias: Rompiendo ciclos, cerrando heridas. Un podcast dedicado a la memoria y cultura política en Nicaragua que ha despertado el interés de muchxs cibernautas. Un formato que nos ha invitado a cuestionarnos y a recordar momentos que han marcado nuestras vidas e historia del país para siempre.

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua
Eventos
148 vistas
Eventos
148 vistas

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua

managuafuriosa.com - lunes 1 de noviembre, 2021

El Circuito de Clínicas Musicales 2021, organizado por el CEM, trae a músicos profesionales nicaragüenses e internacionales con 14 clínicas en 7 ciudades.

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua
Entorno
574 vistas
Entorno
574 vistas

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua

managuafuriosa.com - domingo 31 de octubre, 2021

De Tu Mano es un sencillo que nació cuando Rigoberto Carranza y Sebastián Barberena decidieron aunar sus talentos en la búsqueda de crear algo inesperado, como un crisol donde se fraguaron sus mejores intenciones y arpegios sonoros.