188 Vistas

La cultura del silencio: entre burlas y transgresiones

“De repente mis amigos comenzaron a reírse al escuchar cómo podían violarla. Me quedé helada, sin respirar y pensé  ¿serían capaces de hacerlo? Disimulé, reí y deseaba que la reu terminara… sentí que me lo hacían a mí”.

La cultura del silencio, se gesta desde los espacios cotidianos en dónde los chistes sobre las violencias, en particular la violencia sexual,  son una forma más de “pasarla bien” entre familia, amistades y conocidas/os.

Sin embargo, la trivialización de las violencias es lo que ha asegurado en este modelo machista y patriarcal que las mujeres guardemos silencio por más tiempo.

Estamos constantemente sumidas en el miedo, la vergüenza y la culpa, porque al final de cuentas siempre dicen que somos nosotras las culpables, justificándose en la ropa, la hora, si íbamos o no acompañadas, y otro tanto que ya conocemos.

Históricamente, las feministas hemos gritado al unísono #RompeElSilencio #YoteCreo y más recientemente la difusión de campañas mundiales como #MeToo o nacionales con el #YoSoyUna del (Observatorio Contra el Acoso Callejero, Nicaragua), donde se ha puesto en evidencia la necesidad de poner en palabras lo que duele y reconocer lo fuertes que hemos sido para vivir en medio de una sociedad que nos violenta. Y es que esto se ha logrado gracias a la red de contención virtual y/o física que hemos encontrado en este caminar juntas.

No obstante, las heridas son más profundas y necesitan de acompañamiento especializado para lograr un proceso de recuperación emocional integral que implica que el Estado deje de ser cómplice de los delitos y que la ciudadanía tome acciones colectivas para generar espacios seguros.

Ni una menos

Para ello,  es necesario reconocer que cómo consecuencia de la violencia sexual entendida como:

“Toda acción que obliga a la mujer a mantener contacto sexual, físico o verbal, o participar en otras interacciones sexuales mediante el uso de la fuerza, intimidación, coerción, chantaje, soborno, manipulación, amenaza o cualquier otro mecanismo que anule o limite la voluntad o su libertad sexual, independientemente que la persona agresora pueda tener con la mujer una relación conyugal, de pareja, afectiva o de parentesco” según lo expresa la Ley 779; nuestros cuerpos – como explica Jimena Ledgard– se han visto obligados a:

  1. Vivir las violencias en silencio, avergonzadas y culpables por algo que no hemos hecho.
  2. Sentir que vivimos en dos mundos: uno en el que nuestro cuerpo siente dolores que a veces no tienen nombre y otro, que si comparto mi experiencia y nombro los dolores y los responsablees, seré una loca que se ha inventado un cuento.
  3. Reconocernos prisioneras de nuestro propio cuerpo y creencias, al sentir que no tendremos una red de apoyo si alzamos la voz.

Más allá de esta y otras consecuencias que nos ha dejado la violencia sexual, reconocer la transgresión y la rebeldía de contar nuestras historias a otras y que esto multiplique el coraje para que otras hablen es lo alentador en medio de una sociedad que nos obliga a callar y a reír mientras nos violan y matan.

Es por eso que ahora más fuerte que nunca decimos “NI UNA MENOS” porque cuidarnos  y protegernos es el acto más auténtico para tirar este sistema que nos mata cada día.

Y vos,  ¿Has sentido la necesidad de callar? ¿Por qué? o ¿Has participado de las burlas?

Podrías Estar Interesado

Podcast Memorias: para no repetir la historia
Entorno
119 vistas
Entorno
119 vistas

Podcast Memorias: para no repetir la historia

managuafuriosa.com - miércoles 3 de noviembre, 2021

Hace algunas semanas estrenamos nuestro más reciente podcast Memorias: Rompiendo ciclos, cerrando heridas. Un podcast dedicado a la memoria y cultura política en Nicaragua que ha despertado el interés de muchxs cibernautas. Un formato que nos ha invitado a cuestionarnos y a recordar momentos que han marcado nuestras vidas e historia del país para siempre.

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua
Eventos
128 vistas
Eventos
128 vistas

Inicia el “Circuito de Clínicas Musicales” en Nicaragua

managuafuriosa.com - lunes 1 de noviembre, 2021

El Circuito de Clínicas Musicales 2021, organizado por el CEM, trae a músicos profesionales nicaragüenses e internacionales con 14 clínicas en 7 ciudades.

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua
Entorno
552 vistas
Entorno
552 vistas

De Tu Mano, una canción creada entre Dinamarca y Nicaragua

managuafuriosa.com - domingo 31 de octubre, 2021

De Tu Mano es un sencillo que nació cuando Rigoberto Carranza y Sebastián Barberena decidieron aunar sus talentos en la búsqueda de crear algo inesperado, como un crisol donde se fraguaron sus mejores intenciones y arpegios sonoros.