Fotografías de abril – Las historias detrás del lente

1330 Vistas

Sus imágenes le han dado la vuelta al mundo. Gracias a estos fotógrafos, Nicaragua se ha colocado en las primeras planas de los principales diarios del globo y su trabajo ha sido prueba pertinente de la violencia y violación de los derechos humanos a consecuencia de la crisis sociopolítica que enfrenta nuestro país desde el 18 de abril.

Hablamos con algunas de las figuras del lente, algunos con gran trayectoria en conflictos bélicos y otros pertenecientes a la nueva ola de fotógrafos/as nicaragüenses. Esto fue lo que contaron a Managua Furiosa.

Managua, Nicaragua. 16/07/2018. Familiares y amigos participan en los funerales de Gerald Velasquez, estudiante de la UNAN asesinado por policías y paramilitares el 13 de julio, cuando asediaron esta casa de estudios por más de 16 horas. Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

Para el veterano fotógrafo Oscar Navarrete, este es un hecho inédito que nunca imaginó volver a documentar: “He vivido tres guerras, de las cuales he participado directamente en dos como fotógrafo. Nunca creí que la historia de horror, muerte y violencia se volviera a repetir en Nicaragua”, lamenta.

Por otra parte, para los fotógrafos más jóvenes también ha sido una sorpresa en la que su generación se ha visto envuelta. “Definitivamente no ha sido fácil, cada vez existen más riesgos y limitantes para darle cobertura a las protestas por los cercos policiales, la violencia y las prohibiciones del Gobierno de las mismas, pero me ha parecido algo súper necesario e importante. Para mí darle cobertura a lo que está pasando es mi manera de resistir, es mi manera de protestar”, asegura Mich Sequeira, fotógrafa aficionada que ha sido uno de los rostros femeninos presentes en todo ese marco de revuelta que enfrentamos.

Cementerio Milagro de Dios esperando los cuerpos de la familia del Bo. Carlos Marx. El resto fue muy doloroso. Carlos Herrera.

Para Carlos Herrera, fotógrafo de los medios digitales Niú y Confidencial, este proceso ha sido extenuante. “Los primeros tres meses trabajamos sin descanso, de domingo a domingo, despertándonos temprano para ver qué estaba pasando y dónde nos podíamos mover con seguridad. Nos agarró totalmente desprevenidos esto, ninguno de los periodistas y fotógrafos de Nicaragua estaba preparado para algo como esto. Teníamos el mínimo de equipo de seguridad y no teníamos experiencia cubriendo conflictos de este tipo. Y bueno, fue también un proceso de aprendizaje, siempre tratando de lograr la cobertura, sin arriesgar tanto la vida”, explica.

Los riesgos

Para Navarrete, con más de 30 años de carrera fotoperiodística, esta jornada de violencia le ha dejado experiencias llenas de adrenalina, como cuando fue amenazado con arma de fuego por un paramilitar: “En una protesta del 2 de septiembre un militante sandinista me puso una 9 mm. en la frente; ese mismo día autoconvocados enardecidos porque no los dejaban marchar quemaban una bandera del FSLN cuando me acerque a tomar unas fotografías intentaron agredirme lanzando una patada a mi cámara”, relata el Periodista del Diario La Prensa.

La gente y sus reacciones

En un sistema donde la seguridad física y la identidad deben ser resguardados, los fotógrafos juegan a ser invisibles. Esto cambió bastante, sobre todo, después de la Marcha del Día de las Madres, el 30 de mayo.

Navarrete, dice que para esta faena hay que andar con “pies de hormiga”.

La habilidad del fotoperiodista es pasar lo más desapercibido en el lugar, de tanto furor y miedo la gente no se da cuenta que en ese momento hay alguien recogiendo mucha información para la historia. Siempre trato de pasar inadvertido tanto mi cámara como yo.

Para Herrera, andar en la calle es percatarse que hay muchos sentimientos diferentes, rabia, esperanza, justicia, por mencionar algunos.

“Una niña bajo un árbol de la vida recién botado. Esta imagen en lo personal me recuerda a cómo me sentía en esos días”. Álvaro Cantillano.

Mientras tanto Álvaro Cantillano, artista audiovisual, cree que veces te facilita moverte o te da una razón/excusa para poder ingresar a lugares, aun cuando abunde la desconfianza y el miedo. “Hay gente que quiere ser fotografiada, ya sea por proyección o incluso protección, o te ayudan porque saben que es importante que se sepa lo que está pasando y lo que están viviendo. Pero en una gran mayoría, y es entendible, en primera instancia hay un recelo y temor. En marchas “azul y blanco” me preguntaban a qué medio pertenecía, y cuando les decía que a ninguno se ponían medio “chiva” y me cuestionan qué hacía entonces con una cámara tomándole fotos a todos. Pero bueno son cosas que pasan”.

Tal vez te interese: La fotografía como protesta interna

Para Sequeira, la calle es una caja de sorpresas y los sentimientos de la gente también. “Me transmiten muchísimas cosas, mucha unión entre nicaragüenses, muchas ganas de ver una Nicaragua libre, ganas de seguir luchando. El pueblo definitivamente perdió el miedo y nunca había visto algo parecido”, asevera.

Mich es una de las varias mujeres que se han dedicado a documentar sobre la crisis sociopolítica que vive nuestro país. “Somos muchas y cada una hacemos un gran trabajo en momentos como este en Nicaragua”.

Momentos clave

“Ver como gritaba el nombre de su hijo, como pedía justicia y el dolor que vi en sus ojos, para mí es uno de los momentos que más me ha marcado”. Mich Sequeira.

Para ella, uno de los momentos más determinantes que le ha tocado presenciar fue la marcha de las madres el pasado 30 de mayo. Ese día se preparó para tomar fotografías en la marcha multitudinaria. Corrió hacia el inicio del mar de gente para alcanzar la sección donde marchaban las Madres de Abril.

Dejó su cámara por un momento para marchar. Narra que todo se desarrolló con tranquilidad, hasta llegar a Metrocentro, donde fueron advertidas de que la Policía Nacional estaban en las inmediaciones de la Avenida Universitaria con orden de disparar.

En ese momento solo miré a una de las madres y eso me dio el valor que necesitaba para decir ‘voy a continuar con ustedes’. Marchamos hasta el portón principal de la UCA, no entendíamos lo que estaba pasando, hasta que escuchamos disparos”

“Pude observar como una madre comenzaba a llorar, mientras decía “No nos dejan marchar, siguen matando a los estudiantes, nos siguen matando” y no puedo explicar lo que sentí en ese momento, luego vi como llevaban a un chavalo en una moto, ya estaba muerto”, relata conmovida. 

Oscar Navarrete ha presenciado varias muertes y, para él, todas son dolorosas. “Duele ver cómo van masacrando a un pueblo indefenso, ¡a un pueblo que es el tuyo!, a tus heramnos compatriotas”. Sin embargo, relata que el crimen que más profundamente lo conmovió fue el asesinato de la familia Velásquez Pavón en el bario Carlos Max.

Cantillano, por su parte, dice que ataque a la UNI del 28 de mayo ha sido uno de los momentos de mayor tensión para él, por el caos y lo cerca que estaban de la policía.

“En un momento pasaron disparando varias caravanas de antimotines a escasos metros de donde yo y una periodista nos encontrábamos”, relata.

El entierro de Gerald Vasquez también lo impresionó mucho. “Esa sensación de sentirme repentinamente dentro de uno de esos archivos fílmicos de finales de los 70 fue horrible”. Gerald era uno de los dos estudiantes asesinados por los paramilitares el 13 de julio en el ataque a la UNAN. Óscar Navarrete también recuerda este episodio: “Ver llorar a sus compañeros de lucha me marcó, me hizo recordar mi época como corresponsal de guerra en los años 80s, ese ambiente de hermandad y camaradería, sus familiares también sufrieron mucho en el funeral del joven universitario”.

Y bueno, la primera caravana que salió en mayo desde Managua a Masaya, ese desborde espontáneo de gente fue increíble. Esa vez me salí a la carretera a Masaya y me subí a una rastra que iba recogiendo gente por todo el camino, eso nunca se me va a olvidar”, rememora Cantillano.

En la calle

Para Navarrete, el escenario de las calles era un poco fatídico. “Se respira el olor a muerte, a dolor, a sangre, se nota en la población el cansancio pero también el afán de continuar esta lucha por la libertad de Nicaragua. La policía actúa furibunda, tensa y la mayoría de las veces llena de tiranía”, anhela.

Estar en la calle, fotografíando a los/as protagonistas del estallido social, les ha llevado a vivir la crisis política de Nicaragua como muy pocos/as lo han hecho.

Mich Sequeira ve el panorama desde el optimismo: “Vamos por una Nicaragua libre, libre de dictaduras, una Nicaragua muchísimo más abierta a cambios necesarios, una Nicaragua donde se pueda hablar de salud mental, donde se pueda hablar sobre feminismo, de sexualidad, con libertad de expresión, una Nicaragua muy distinta a la que hoy conocemos”.

Por el contrario, Álvaro Cantillano es un poco más escéptico al respecto. “Soy muy malo haciendo cualquier tipo de predicción”, dice Álvaro Cantillano, “pero creo que muy distinto al sentir y pensar del inicio, cuando había una sensación más generalizada de triunfo, esta situación va para largo.

Los retos de Nicaragua se mantienen como siempre. Y aunque han surgido cosas positivas en los últimos meses, no se puede pensar que los nicaragüenses han cambiado mágicamente en tan poco tiempo. Una verdadera transformación va más allá de un cambio de régimen, tal y como nos enseñó para mal la revolución del 79, y eso no es de un día para otro”.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.