541 Vistas

Feminismos para un mundo más democrático

Aunque nos parezca lejano, no mucho tiempo ha transcurrido desde que las mujeres protestaban por el derecho a votar o por el derecho a obtener siquiera un empleo remunerado. Mucha tinta ha corrido sobre la historia de esas mujeres, pero eso no siempre está presente cuando pensamos en lo que sucede en la actualidad.

Observamos la historia como una continuidad de avances sociales que al parecer suceden por sí mismos. Olvidamos que el progreso o las transformaciones que han revolucionado la sociedad, ocurren gracias a personas que luchan incansablemente por obtener los derechos que nosotros/as ya damos por sentados. Han sido las luchas de muchas mujeres, las que nos permiten hoy gozar de derechos que en un pasado muy próximo fueron negados.

Tal vez te interese: Nicaragua avanza lento en la paridad de género empresarial

Como todo lo que sucede en la historia de la humanidad, el feminismo de hoy no es el mismo de hace 100 o 50 años. Esas primeras que decidieron asumirse como feministas, y que comenzaron a escribir y teorizar sobre ello, abrieron la puerta para que otras mujeres, de muchos lugares y contextos, pensaran, debatieran, refutaran y plantearan una nueva mirada a lo que aquellas nos propusieron alguna vez.

Lo maravilloso de esas nuevas perspectivas es que demostraban como el feminismo no era un asunto solo de unas cuantas, sino que cuestionaba el orden establecido de nuestras sociedades y plantaba la mirada en situaciones que antes no habían sido ni siquiera imaginadas. La vitalidad del feminismo radica en que ha producido una teoría crítica que demuestra que los rostros de la dominación son múltiples, y que, por tanto, deben ser diversas las formas de resistir y luchar contra ellos.

Uno de los principales ejemplos para dimensionar la multiplicidad de perspectivas feministas fue lo que sucedió con el movimiento de mujeres afrodescendientes en Estados Unidos. Ellas entendieron que su opresión no solo sucedía por el hecho de ser mujeres, sino por ser negras, así que plantearon desde sus experiencias un feminismo que cuestionara las variadas y simultáneas formas de opresión que sufren las mujeres de color. Curiosamente la discriminación racial las acercaba a sus compañeros hombres para luchar juntos contra el racismo, y a la vez debían cuestionar el machismo existente en sus propias comunidades u organizaciones.

Y como este cuestionamiento, las gafas moradas del feminismo nos han permitido observar las diferentes formas de dominación de nuestras sociedades. Por ejemplo, la economía feminista nos ha demostrado que en la clásica relación que conocíamos de obrero y patrón, subyace algo más profundo y fundamental que es el trabajo no remunerado que realizan millones de madres, abuelas, esposas alrededor del mundo, que día a día atienden y cuidan sin recibir ningún tipo de salario a cambio.

Todas esas formas de entender la realidad y el papel de las mujeres, nos trazan caminos necesarios para profundizar la igualdad y la obtención de un mundo más justo y democrático.

Las “feministas” no constituyen tampoco un solo grupo homogéneo, porque como dijimos antes, las mujeres enfrentamos formas de subordinación determinadas por nuestra condición de clase, etnia, procedencia geográfica, opción sexual, entre otras, que se entrecruzan para formar un entramado complejo que marca nuestras vidas. Sin embargo, en las diferentes expresiones del feminismo, es posible encontrar elementos comunes básicos, que permiten mirar al feminismo como conjunto, a partir del reconocimiento de las situaciones de subordinación, discriminación, opresión y explotación de “lo femenino”.

Sin duda, las presiones ejercidas por los movimientos de mujeres inspirados en las propuestas feministas han conquistado derechos, y han demostrado la estrecha relación entre derechos políticos, económicos, derechos sociales, sexuales y reproductivos. Gracias a todos estos logros los movimientos de mujeres se han transformado de un pequeño grupo de sufragistas, a un amplio y heterogéneo movimiento social, cruzado por identidades diversas, que desde distintos flancos cuestiona nuestras sociedades e inicia nuevas batallas. La realidad es que las miradas de los feminismos están más presentes que nunca y se vuelven cada vez más necesarias.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.