220 Vistas

Escribiendo mis memorias

Darle nombre a lo que sentimos y vivimos, escribir al respecto y expresarnos ha sido un reto en esta sociedad que nos quiere ciegas, sordas y mudas.

Muchas veces le restamos importancia a lo que hemos vivido y nos atenemos de contarlo, de ponerle nombre a nuestras experiencias y así, poco a poco, día a día nos olvidamos más de nosotras mismas y de los momentos que van conformando nuestra vida.

Te puede interesar: La importancia de crear hábitos saludables

Reconocer nuestra propia historia y las memorias que nos habitan nos permite caminar más ligeras, expectantes y llenas de energía para nuevos comienzos.

Orden en resonancia

Mis amigas blogueras me han enseñado una cosa maravillosa, quién escribe para sí y para las demás personas tiene el poder de tocar el alma. En cada uno de sus textos, reflejan una parte de sus vidas y el ansia de preservar la memoria individual y colectiva como un tesoro para ellas y para otras personas.

Escribir es ordenar las ideas, pero también es un acto subversivo y político de cuestionar lo establecido. Al escribir le damos un giro a la historia y motivamos a otras para contar la suya.

Por ejemplo, en los espacios terapéuticos, cuando una persona comparte su historia hay una resonancia que mueve al grupo, ella cuenta y las demás sentimos, nos identificamos. Es el ejemplo más claro de que todas y todos estamos interconectados/as y que hay un efecto después de cada palabra o frase que decimos o que escuchamos.

Te puede interesar: Cómo cuidar nuestra salud emocional cuando el estrés ataca

Compartir la propia historia invita a construir nuevas narrativas y múltiples realidades en colectivo. Por eso es importante que cada persona desde sus recursos sea copartícipe de la memoria y más en este momento en que a través de la cultura del silencio, se han censurado tantas experiencias que podrían darnos pistas de cómo hacer las cosas mejores para nosotros/as y ellos/as.

¿Cómo contar mi historia?

  • Hacer un recorrido por nosotras mismas: ¿comparto a través de la escritura, de la fotografía, el pincel, el arte o la danza? ¿Con cuál forma me siento más cómoda?
  • Reconozco: aquello que me hace feliz y que me invita a compartir conmigo y/o con las otras personas.
  • Creo para crear: confío en mi intuición, en lo que me mueve y genero un espacio solo para mí y para dejarme ser al momento de escribir, pintar, expresarme, etc.
  • Defino: una hora, una forma de hacerlo. Tejer esa memoria individual requiere tiempo, esfuerzo, dedicación y compromiso. Me recuerdo que soy yo la persona que da las pautas de cómo, cuándo y qué es lo que haré.

Te puede interesar: Reconociéndonos más allá del estigma

Esto es contar la propia historia:

“No estoy aceptando las cosas que no puedo cambiar, estoy cambiando las cosas que no puedo aceptar.”  Angela Davis, feminista, activista afroamericana antiracista, filósofa y política marxista.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.