481 Vistas

El calvario del exilio nicaragüense en Honduras

El exilio es un amargo proceso que implica muchas agallas para sobrevivir y subsistir, tanto en lo económico, emocional y cultural. Cuando miles nos vimos en la obligación de salir de nuestro país para salvaguardar nuestras vidas, seguramente no teníamos un catálogo para escoger un país como destino de refugio.

En mi caso, primero tuve que sacar a toda mi familia y muy en el fondo yo aún tenía la esperanza de quedarme hasta las últimas consecuencias, pero llegó el momento donde no tuve opción y también salí. No tenía la valentía suficiente para pasar por un punto ciego hacia Costa Rica, así que lo hice por la frontera con Honduras.

El albergue

Honduras nunca estuvo en mis planes, pero a última hora decidí que sería mi destino y llegué un 8 de agosto a Tegucigalpa. Al llegar lo primero que hice fue avocarme a una organización defensora de derechos humanos la cual me acogió de la mejor forma y me acompañó durante todo el proceso de solicitud de refugio; no solo acompañaron mi caso, sino también el de decenas de nicaragüenses que fueron llegando al pasar de los días.

Te puede interesar: Mi vida en el exilio

Como éramos muchos los nicaragüenses solicitantes de la condición nos trasladaron a un albergue. Habíamos compatriotas procedentes de varios departamentos del país, de todas las edades y clases sociales. Las primeras semanas el ambiente fue familiar, cordial y de apoyo mutuo. La gran mayoría solo estuvo de tránsito debido a la inexistencia de oportunidades en este país.

Del albergue a la calle

Yo decidí quedarme en Honduras porque no tenía otro lugar dónde ir. El proceso para otorgar la condición fue algo rápido en comparación con Costa Rica, sin embargo las organizaciones que estaban a cargo del albergue solo apoyaban a quienes eran solicitantes. Una vez que el Estado otorga la condición las organizaciones suspenden la ayuda humanitaria sin tomar en cuenta lo siguiente:

A pesar de que el Estado hondureño nos abrió las puertas a muchos nicaragüenses que hemos huido de la represión, las autoridades de este país no ofrecen las garantías mínimas de seguridad, subsistencia, trabajo e inclusive de salud.

Los permisos laborales

La condición de refugio no garantiza un permiso laboral. Es otro procedimiento a cargo de la Secretaría del Trabajo, que no tiene la voluntad política ni la sensibilidad en el tema para que un refugiado pueda acceder a un puesto laboral.

Te puede interesar: La censura multiplicó las voces

Asimismo, las normativas existentes son totalmente contradictorias, ya que para optar a un empleo formal hay que tener permiso laboral y para tener dicha autorización ya se debe contar con un trabajo.

La homofobia

Es cruel e inhumana. Aunque en mi país también existe, nunca había estado en una sociedad tan homofóbica e intolerante, incluso dentro de la misma población LGTBIQ.

Tuve la necesidad de rentar un apartamentito y cuando el arrendatario se dio cuenta que pertenezco a la población LGTBIQ, literalmente me corrió del lugar, poniéndome a la deriva de muchos riesgos. Temí por mi vida.

Te puede interesar: El exilio de la comunidad LGTBIQ nicaragüense

Estos son apenas algunos puntos que hacen del exilio en Honduras un calvario. Sin embargo, poco a poco me fui adaptando a esta realidad y desde mis capacidades y habilidades he tratado de aportar un poco a la creación de nuevos espacios y de apoyo a comunidades vulnerabilizadas. Lo único que me anima de estar aquí es que estoy cerca de mi patria donde nunca he perdido la esperanza de regresar.

Nos asesinaron a tres

Mientras estuve en el albergue tuve la oportunidad de conocer y compartir durante varios meses con don Francisco Sobalvarro, un señor jinotegano quien ya tenía la condición de refugio.

Él fue asesinado en julio de este año en el municipio de Trojes, El Paraíso, fronterizo con Nicaragua. Dos semanas antes fueron asesinados los nicaragüenses Edgar Aristo Montenegro Centeno (55) y Yelmar Antonio Celedar Oliva (31) exactamente en el mismo municipio, ambos eran solicitantes de refugio en éste país.

Quienes cruzamos la frontera hondureña sabíamos el gran riesgo que corríamos por los antecedentes de nicaragüenses disidentes que fueron apareciendo asesinados durante varios años desde que Ortega regresó al poder.

Incluso durante mi permanencia en el albergue varios desconocidos llegaron con el afán de recoger información de las personas que nos encontrábamos allí.

La desconfianza

En Honduras hay una comunidad grande de nicaragüenses que reside aquí desde el tiempo de la guerra civil en los 80, pero está muy dispersa. En el contexto de la crisis actual pocos se atrevieron a apoyar a algunos exiliados, pero la gran mayoría se mantuvo en desconfianza, a tal punto de que cuando hicimos varios plantones frente a la Embajada de Nicaragua absolutamente todos íbamos con el rostro cubierto y nos presentábamos con seudónimos.

La indiferencia

La sociedad catracha se ha caracterizado por ser indiferente incluso ante sus propios problemas sociales; en lo personal no me hacía ninguna expectativa, pero tampoco esperaba volver a escuchar calificativos como “golpista de la derecha” hacia mi persona, sobretodo de personas afines al expresidente Manuel Zelaya, amigo y aliado de la dictadura nicaragüense. Es algo con lo que tuve que aprender a lidiar.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
214 vistas
La Escena
214 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
120 vistas
Entorno
120 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
226 vistas
Entorno
226 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.