Autogestión y autogobierno: diez experimentos políticos

2181 Vistas

¿Qué tipos de sociedades existían antes de los Estado-Naciones? ¿Es el Estado la mejor manera de organizarse? ¿Realmente la autogestión se vuelve un caos cuando no existe la autoridad estatal? El colapso de nuestros sistemas políticos como estructuras capaces de procesar nuestros problemas sociales y generar respuestas que den solución a los mismos es evidente desde hace ya varios años.

Cuando por alguna razón, el Estado ya no puede cumplir los servicios sociales que le competen se dice que se crea un “vacío de poder”. Ante esta situación, persiste la idea de que los y las ciudadanos y ciudadanos esperaran que el Estado haga algo para arreglar las cosas.

Sin embargo no todas las estructuras políticas han fracasado, o al menos no del todo. Existe un nivel de gobierno subestimado por muchos: lo local. Los gobiernos municipales han resultado ser mucho más eficaces en sus políticas públicas y sociales que los gobiernos nacionales, incrementando, de esta manera, las vías de participación y control desde y para la ciudadanía.

Lxs ciudadanxs mismxs son lxs que crean su propio gobierno local para continuar viviendo. Estos experimentos políticos surgen en momentos de crisis, en momentos de transiciones, en guerras, para reaccionar en contra de un enemigo.

Aquí queremos celebrar diez comunidades autogestionadas que han surgido en diferentes momentos de la historia para reaccionar ante la falta de un gobierno o un estado, creando así ciudadanxs que participan, construyen y protegen las comunidades a las que pertenecen.

1. Guardia Indígena del Cauca, Colombia

La Guardia Indígena del Cauca es un grupo autogestionado de indígenas que protegen y defienden sus tierras en Colombia. Como organización son un cuerpo de protección local, entrenamiento político y formación educacional. Los indígenas voluntarios de esta organización tienen una Escuela de Formación Política y Organizativa, la cual educa a sus pobladores en derechos humanos y en leyes indígenas, y así empoderan a todos los comuneros a participar cívicamente.

La Guardia Indígena es una alternativa al sistema policial estatal. Patrullan y protegen sus comunidades sin la necesidad de una autoridad estatal. Cada miembro de la guardia es voluntario (no reciben ningún pago), pero la comunidad les apoya con trabajo y comida.

Cada guardia es evaluadx anualmente y éstos se remplazan o se rotan dependiendo del voto de todxs.  La Justicia Comunitaria – la principal labor de la guardia indígena – se enfoca en establecer el balance y harmonía adentro de la cosmovisión indígena. Algo totalmente opuesto a la definición de la justicia estatal que busca como atrapar y encarcelar criminales.

La guardia indígena no solo protege a los comuneros indígenas del crimen local, pero también de las fuerzas paramilitares, del ejército y de las minerías transnacionales que intentan apropiarse del territorio indígena.  

2. Rondas Campesinas, Perú – 1970

En 1970, en las zonas rurales de Perú el Estado básicamente no existía. Lxs campesinxs sufrían el robo de sus ganados, sus cosechas y sus tierras. De ahí la necesidad de protegerse. Lxs campesinxs formaron una asamblea y crearon las Rondas Campesinas para patrullar y cuidar sus propios territorios. Comenzaron con rondas nocturnas, con horarios que se rotaban entre todos. Pero a medida que estas rondas tomaron fuerza y organización, comenzaron a crear bienes públicos como construir escuelas, clínicas y carreteras.

Las Rondas Campesinas se reactivaron en Cajamarca, Perú, cuando quería intervenir la minería de oro Conga. Las Rondas se activaron para proteger su agua potable, la cual abastecía sus comunidades y sus cultivos. Hoy se llaman Guardianes de la Laguna y monitorean la actividad minera para registrar y resistir sus intervenciones.

Las Rondas son un ejemplo clave de cómo una comunidad logró organizarse y proteger su territorio sin necesidad de una Policía estatal o militar.

3. Policía Comunitaria de Guerrero – 1995

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias – Policía Comunitaria (CRAC-PC) surgió en 1995 cuando las comunidades indígenas se organizaron para protegerse del crimen local.  28 comunidades se unieron a este esfuerzo y lograron reducir la taza de crimen entre el 90% y el 95%. Originalmente entregaban a los delincuentes a las autoridades, pero después de ver que estaban libres en un par de horas después, decidieron crear las Casas de Justicia. Estas casas de justicia se enfocaban en reeducar al criminal, el cual podía defenderse en su propia lengua y sin la necesidad de un abogado. Lo principal que se buscaba era un acuerdo entre las familias involucradas y el gobierno comunal. Estas casas de justicia nos invitan a pensar en una manera comunal para ejercer y practicar la justicia de la manera que mejor ayude a las personas involucradas en el crimen y a la comunidad misma.

La policía comunitaria no opera de manera vertical y centralizada y en cualquier momento se puede remplazar y destituir a un miembro de la policía comunitaria.

Después del 2011, la Policía Comunitaria se extendió por todo el estado de Guerrero y el país en su conjunto, en parte debido a los niveles crecientes de violencia estatal y del narcotráfico, y la deslegitimación del aparato estatal. En 2013, surgieron grupos de autodefensa en 46 de los 81 municipios de Guerrero, que involucraron a unos 20,000 ciudadanos armados.

4. Cheran Fogatas, México – 2011


Cherán es una ciudad con una población de 15,000 habitantes en el estado mexicano de Michoacán, la mayoría de los cuales son indígenas purépechas. El 15 de abril de 2011, la población se levantó contra los madereros, en defensa del uso común de los bosques, su vida comunitaria y para garantizar su seguridad frente al crimen organizado y los poderes políticos que lo protegen. Desde entonces, la población ha establecido un sistema de autogobierno a través de 179 incendios comunitarios, motor del contrapoder indígena, ubicado en los cuatro barrios de la ciudad.

Los delegados de cada comunidad no son elegidos a través del voto, pero a través de asambleas generales. Estas asambleas generales invitan a todxs a participar, incluyendo niñxs, ancianos y jóvenes. Estas asambleas toman decisiones sobre administración, bienes comunes, programas sociales, programas económicos, cuestiones civiles y coordinación de barrios.

5. Zonas a Defender (ZAD) Francia – 2010

La zone à défendre o ZAD es un neologismo francés utilizado para referirse a una ocupación militante destinada a bloquear físicamente un proyecto de desarrollo. Las ZAD están organizadas especialmente en áreas con una dimensión ecológica o agrícola, en el interior del país. Sin embargo, el nombre también ha sido utilizado por ocupaciones en áreas urbanas, por ejemplo: en Rouen y en Décines-Charpieu.  Uno de los primeros lemas del movimiento fue “ZAD en todas partes” y aunque no hay cifras oficiales, a principios de 2016 se estima que hubo entre 10 y 15 ZAD en toda Francia.

Apareciendo en Francia a principios de la década de 2010, el término se popularizó por primera vez durante la oposición al proyecto de construcción del aeropuerto en Notre-Dame-des-Landes, al norte de Nantes.  El movimiento ZAD tiene sus orígenes en desafiar grandes proyectos de infraestructura en defensa del medio ambiente, el derecho de las personas locales a decidir el futuro de sus territorios (a un precio, si es necesario, de conflicto con el poder estatal) y el rechazo de la economía capitalista. En Francia, los antecedentes más famosos del movimiento ZAD son la lucha de Larzac (1971-1981), las protestas contra la planta de energía nuclear propuesta en Creys-Malville, en Isère (1977), y en Plogoff en los años 70 y 80.

La vida adentro de la ZAD es comunal. Tienen delegados para la cocina, para la limpieza, para la construcción de viviendas y barricadas. Es prácticamente una ciudadela autogestionada.

6. Marinaleda, España – 1979

Marinaleda es un pueblo de la provincia de Sevilla, España, cuenta con una población de 2800 habitantes (según el censo de 2012) y es un claro ejemplo de municipalismo socialista, horizontal y desde las bases.

Este pequeño pueblo ha sido capaz de constituirse como una alternativa en cuanto a la gestión municipal socializando las tierras de cultivo, ya que su economía se basa en la producción agropecuaria, y estableciendo un sistema de gestión asambleario.

Desde 1979 y organizados en la lucha obrera y campesina, han logrado un alto índice de desarrollo y el pleno empleo para toda su población, desarrollando un modelo económico alternativo al capitalista.

Marinaleda es un pueblo contra el mundo.

7. Escuela Libre Padeia, Mérida España

Padeia es una escuela autogestionada en España. Aquí los estudiantes administran la educación y la organización de su colegio a través de asambleas y grupos de trabajo.  Todo estudiante tiene derecho al voto y a participar en las asambleas estudiantiles. En Padeia los profesores reciben ordenes de los estudiantes.

Esta “escuela de la anarquía” pone en el centro de su sistema educativo al alumno, cuyo aprendizaje ha de tener una “utilidad social y no competitiva”. “No enseñamos, sino que facilitamos que el niño o la niña aprenda desde sí misma y lo aprendido lo comunique a los demás”, indican sus profesores, añadiendo que “nuestro trabajo educativo consiste en adaptar nuestra competencia como adultos a la suya y no en trasmitir una competencia que aún no tienen”. Son los niños y niñas las que, en régimen de igualdad y a través de la asamblea, que se halla en el centro de todo, escogen qué y cómo quieren estudiar.

La Padeia nos invita a repensar la educación y la estructura de la institución educativa, en donde lxs estudiantes tiene el poder organizativo y educativo de cómo y qué quieren aprender.

8. Acapatzingo, México

Acapatzingo es una zona urbana en México con alrededor de 600 familias. Este vecindario se consolida bajo el paraguas de la autonomía y la autogestión. Las 600 familias se organizan en brigadas de 25 familias. Cada brigada elige a unos representantes para participar en comités de, noticias, cultura, orden público y limpieza. Todos estos representantes rotan sus responsabilidades periódicamente.

En caso de conflicto, como el crimen, violencia intrafamiliar, seguridad y emergencias, las brigadas son las que se organizan para responder colectivamente. El modelo de seguridad que emplean las brigadas no se trata en ejercer la justicia mediante el castigo, sino en practicar la justicia mediante la educación.

Las brigadas de Acapatzingo también crean espacios seguros para que los jóvenes y niñxs puedan jugar, asegurando un perímetro de seguridad, lo cual es una de las cosas mas importantes cuando se habla de autonomía.

9. Caracoles y Juntas de Buen Gobierno, Chiapas – 1990

Los Caracoles son, en México, las regiones organizativas de las comunidades autónomas zapatistas. Fueron creados en el 2003 para reemplazar la anterior forma de organización, los Aguascalientes, tras un período de extensa discusión sobre la necesidad de cambiar la relación entre las comunidades, de las comunidades con el EZLN y de las comunidades con el mundo exterior.

Las Juntas de Buen Gobierno (JBG) se forman con representantes de los Municipios Autónomos Zapatistas de las comunidades que forman parte de cada Caracol, sus miembros son rotativos y reemplazables en todo momento. Entre sus tareas está la de coordinar la ayuda y apoyo entre comunidades y distribuir de manera más adecuada la ayuda exterior.

10. Unidades Femeninas de Protección (YPJ) Kurdistan – presente

La YPJ es un ejército de mujeres en Kurdistán. Su misión principal es proteger las comunas de Kurdistán y atacar a ISIS. Todas estas mujeres se preparan en teoría feminista, en métodos de autodefensa y en negociación pacífica.

No reciben financiamiento de la comunidad internacional y se apoyan únicamente en las comunidades locales, de las cuales reciben suministros y alimentos.

El grupo había sido elogiado por las feministas por “confrontar las expectativas tradicionales de género en la región” y “la redefinición del papel de las mujeres en los conflictos en la región”. Según el fotógrafo Erin Trieb, “las YPJ es un movimiento feminista, aunque no es su misión principal”.

La YPJ afirma que “quiere igualdad entre hombres y mujeres, y una parte de por qué se unieron era para desarrollar y avanzar en las percepciones sobre las mujeres en su cultura”

Lo que todxs estos experimentos tienen en común es que surgieron espontáneamente para reaccionar a una necesidad. Crearon entre si un contra-poder, una alternativa política basada en la autonomía, el espíritu de la colaboración y participación inclusiva. Los ejemplos que analizamos presentan sus propias soluciones partiendo de su realidad inmediata y no son guiadas por ninguna ONG. En este sentido rompen el modelo jerárquico de orden, mando y asistencialismo.

Reaccionaron para llenar un vacío de poder que solo ellos mismos podían rellenar. Tienen una capacidad sustentable, porque no son impuestas. Se desarrollan a partir de sus necesidades. Las prioridades las decide su propia población Y nos invitan a imaginar un futuro alternativo a lo que estamos acostumbrados.

Es importante mencionar que esta realidad no es tan ajena para muchos. Durante la Insurrección y Revolución Sandinista, se formaron los Comités de Defensa Civil, basado en los Comites de Defensa de la Revolucion en Cuba. Ambos partiendo de una organización de base para satisfacer las necesidades inmediatas y locales. La situación del presente nos implora a retomar y a enriquecer estas metodologías auto-gestionadas.


Si quieren conocer más experimentos políticos, les recomendamos investigar sobre:

-La Comuna de Paris 1870’s, cuando toda parís se volvió una comuna libertaria.
-España Anarquista durante se Guerra Civil Española 1936, cuando la mitad de España se organizó horizontalmente para pelear contra el fascismo.
-La Corporación Mondragón, una de las redes de cooperativas más grandes del mundo.
-La Federacion Democratica del Norte de Siria, comúnmente conocida como Rojava, es un territorio autónomo compuesto por ciudades y comunas.


Colaboración de Yarince Perez y Quinoa

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.