398 Vistas

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer – Una fecha para resistir

El 25 de Noviembre fue establecido como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, una fecha en la que en muchas partes del mundo se recuerda a las víctimas y se denuncian todos los abusos y los tipos de violencia que día con día las mujeres sufren. Pero, en Nicaragua, si la dictadura pudiese eliminar esa fecha lo haría.

Por segundo año consecutivo las organizaciones feministas y las mujeres en general no podrán marchar para conmemorar el día debido al Estado policial impuesto, pero esa no es la novedad. Año con año la pareja presidencial ha venido impidiendo y reprimiendo todas las movilizaciones sobre el tema.

Créditos: La Mesa Redonda

La crisis que atraviesa el país desde el 2018 ha puesto a las mujeres en un estado de mayor vulnerabilidad. En los últimos meses el odio y la misoginia ha incrementado sin ninguna excepción: periodistas, madres de presos políticos, madres de asesinados, mujeres organizadas, estudiantes y defensoras.

“Con Ortega la vida no es posible”

“La dictadura ha enfocado sus baterías represivas hacia cualquier liderazgo o persona que levante una bandera, no importa si son mujeres, niños, ancianos, pero en este momento toda esa violencia está dirigida a las mujeres, a las madres de los presos y a las madres de los asesinados”, denuncia Tamara Dávila, joven integrante de la Articulación Feminista y dirigente política.

Dávila cree que esa violencia ejercida desde el poder es una característica de la familia gobernante: “La familia Ortega-Murillo tiene en su centro la violencia misma; Rosario Murillo le dio la espalda a su hija cuando ella acusó a su padrastro de violador, ahora Rosario también utiliza a las mujeres policías y a otras mujeres en cargos públicos como elementos para agredir legal y físicamente a otras mujeres y desmoralizarlas en su lucha”.

Créditos: Reuters

Créditos: Reuters

Tamara fue víctima de esa violencia en un sinnúmero de ocasiones, entre ellas el momento en el que junto a sus compañeras fue capturada y arrastrada por agentes policiales cuando trató de protestar cerca de Camino de Oriente en agosto del 2018.

Pese a las amenazas que constantemente recibe Tamara no piensa claudicar en sus denuncias y demandas: “Queremos una Nicaragua libre donde las mujeres no sean asesinadas por nuestras parejas, donde los femicidios cesen, pero primero necesitamos salir de Daniel Ortega, con él la vida no es posible”.

Tres generaciones bajo terror psicológico

Jennifer Estrada es una joven comunicadora originaria de León. Ella junto a su madre y su abuela han sido sometidas permanentemente a violencia psicológica. Desde que su hermano fue excarcelado, día con día paramilitares y policías las vigilan las 24 horas del día.

“No hemos podido volver a tener una actividad cotidiana con normalidad porque los tenemos en la entrada de la casa, en el día los policías, en la noche los paramilitares. No solo nos asedian, nos insultan verbalmente, nos tiran piedras, tratan de denigrarnos y todo eso hemos tratado de sobrellevarlo entre nosotras”, relata la joven.

Créditos: Oscar Navarrete / LA PRENSA

Tanto la madre y la abuela de Jennifer son comerciantes y se esfuerzan por llevar el sustento al hogar: “En mi casa tenemos un objetivo claro y por eso hemos sabido sobrellevar toda esta etapa de represión con fuerza, fortaleza y mucha resiliencia. Somos tres mujeres de diferentes generaciones que luchamos por nuestro derecho a vivir en libertad”.

Periodistas en doble riesgo

Fabiola Tercero es una de las valientes periodistas que decidió quedarse en el país para informar y evidenciar las violaciones a los derechos humanos. Para ella las mujeres periodistas en Nicaragua se enfrentan a un riesgo mucho mayor por ser mujer.

“Tenemos que cuidarnos doblemente porque nos amenazan no solo con golpearnos, también nos amenazan con violarnos”, manifiesta Tercero, quien además ha venido trabajando durante muchos años como defensora de los derechos de las mujeres.

Créditos: Agencia EFE

Para Tercero el riesgo y el temor está en todas partes y es latente sobre todo cuando el país está bajo un Estado de indefensión: “Cuando salimos de la casa o de la oficina lo hacemos con miedo. A veces ni en nuestra casa nos sentimos seguras, vivimos con temor de que alguien puede llegar a secuestrarte o que te puedan seguir a cualquier lugar y lo peor es que aquí te pueden hacer cualquier cosa y ni siquiera hay donde ir a poner una denuncia”.

“Resistir y no desistir”

Dolly Mora es una joven activista que creció organizada en colectivos feministas luchando contra todos los tipos de violencia, ahora forma parte de la Alianza Cívica y por ello su familia y sus círculos de amistad han sido víctimas de la violencia Estatal.

“Cuando hay un Estado agresor todo es más complicado. El primer miedo que tenemos es que nos violen, en ese sentido las mujeres somos más vulnerables, que nos hagan cosas que tengan que ver con nuestra condición de mujer”, es la reflexión que Mora se atreve a compartir y en la que pone como ejemplo a todas las mujeres protagonistas de la rebelión que han sido secuestradas, violadas y torturadas por agentes gubernamentales.

Créditos: AFP / END

Ante esta realidad Mora enfatiza en que la mejor manera de sobrevivir es crear formas de autocuido y que la lucha debe continuar hasta lograr la “Nicaragua soñada”.

“Yo quiero animar a las chavalas jóvenes, y a todas las mujeres del país, a no desistir de nuestra lucha y dela resistencia que por años las mujeres hemos reivindicado contra todas las formas de violencia. Debemos seguir sembrando esa rebeldía que nos caracteriza, y día con día recordar y honrar a todas las que han sido víctimas”, dice Dolly.

Según la organización Católicas por el Derecho a Decidir en lo que va del 2019 alrededor de 50 mujeres han sido víctimas de femicidios; a ello se le añaden 58 casos de homicidio frustrado. En una década más de 630 mujeres han sido asesinadas, lo que demuestra que la violencia hacia la mujer no hace más que incrementar y la justicia brilla por su ausencia.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
263 vistas
La Escena
263 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
129 vistas
Entorno
129 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
239 vistas
Entorno
239 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.