3238 Vistas

El Cherequero: un espacio para intercambiar

Un colectivo de chicas ha nacido en Managua para promover el consumo local y ponerle un alto a la cultura consumista del siglo XXI.

La idea nació cuando en el 2013 Kenia Castaldo, Nahima López, Silvanna Castellón, Andi Icaza, Lucy Gutiérrez, Itza Martínez y Diana de Montis se dieron cuenta que tenían muchas cosas guardadas y sin uso.

“Dijimos ‘¿por qué no hacemos una venta de patio?’ y fue algo sencillo, intercambiamos cosas, renovamos armarios y evolucionó hasta convertirse en El Cherequero”, cuenta Kenia.

Al principio invitaron a sus familiares y amistades y luego se expandió poco a poco. “Nuestro círculo cercano de gente llegó y ellos mismos corrieron la voz, incluimos no solo trueque y venta, sino también música, artesanías y esos círculos se fueron ampliando hasta que gente de distintas áreas culturales se comenzaron a involucrar”, agrega Andi.

Y así lo que comenzó como una venta de patio se ha convertido en algo más trabajado, un espacio donde converge el arte, las iniciativas sociales y la protección del medio ambiente bajo el manto de un ideal anti consumista.

“En esta ocasión le pusimos San Cherequero para deconstruir el consumismo global como San Valentin y hacerlo más local, orgánico y más reusable”, puntualiza Diana.

De ahí que en su próximo evento sigan promoviendo no solo la compra y venta, sino también el intercambio y la cultura.

“Queremos dar el espacio al trueque, que la gente sepa que no solamente existe un intercambio económico, con una moneda de por medio, sino algo más natural. Es parte de tratar de mover el montón de cosas que acumulamos y reutilizar, reciclar. Queremos deconstruir el consumismo global, empoderando el consumo local“, enfatiza Nahima.

Aunque las chicas se conocen de diferentes ocasiones y situaciones en común, se han juntado por casualidades de la vida y mantienen una amistad sólida.

“Muchos hombres nos preguntan si tenemos cosas para ellos, los invitamos a que vengan para que también sean parte de la iniciativa, porque estas cosas muchas veces se ven como que es solo para mujeres”, cuenta Silvanna. De izquierda a derecha: Diana de Montis y Silvanna Castellón.

“A partir de ahí comenzamos a ser más unidas, somos varias chavalas que venimos de distintos antecedentes. Yo soy diseñadora, Andi es artista, Kenia es gestora cultural, Nahima administradora, Itza ingeniera ambiental y Lucy ingeniera industrial. Son trabajos muy diferentes y unificarnos para El Cherequero a veces es un poco complicado, pero estamos cada vez más organizadas”, explica Silvanna.

Es por eso que la manera en la que han tratado de llegar a más gente es haciendo que la venta de patio no sea solo eso, sino una mezcla de diversidad de ideas y proyectos en un solo lugar.

“Queremos que esto se sostenga, no es que ignoremos que se necesita capital para hacer ciertas cosas, pero intentamos promover la manera de que sea sostenible, intentamos hacerlo factible para los involucrados, pues no debemos ignorar que se hacen gastos”, explica Andrea. De izquierda a derecha: Lucy Gutiérrez y Andi Icaza.

“Cada año nos hemos organizado más, hemos crecido en la variedad pensando en qué podemos hacer diferente, a quien podemos darle una voz, como en esta ocasión habrá una charla sobre minimalismo, medio ambiente y reutilizar a cargo de Francisco A. Soza”, agrega Nahima.

Por otro lado, Kenia cuenta que este colectivo es totalmente sin fines de lucro, lo hacen porque quieren crear espacios y sienten que lo bueno es que hay muchas más iniciativas parecidas que están naciendo. “Está súper bien que la gente empiece a pensar un poquito más consciente, no hacerlo todo más falso y acumulativo, sino mas natural, regresar a la raíz más bien”, insiste.

“Ha sido fácil a la vez porque tenemos los mismos intereses, de apoyar el emprendedurismo local, reciclar, cuidar el medio ambiente, ser menos acumuladoras de objetos, etc.”, asevera Nahima.

Las chicas afirman que desde el primer evento han tenido personas pendientes de cuándo será el próximo, pues han adoptado El Cherequero como algo que podían hacer culturalmente en Managua.

“La gente espera que organicemos estos eventos pues sentimos que Managua nos abre las puertas y hay una necesidad de que existan estos espacios”, comenta Kenia.

En el proceso de seguir creciendo como colectivo, han estado abiertas a sugerencias de otras personas, como incluir gente que le gusta cocinar y que quieren vender comida y bebida sin la necesidad de tener un local o una marca.

Asimismo, en esta próxima edición de El Cherequero van a cerrar con un concierto, aunque siempre han tenido micrófono abierto a lo largo del evento, para gente que quiera participar de manera más espontánea.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.