1738 Vistas

Carta para una guerrillera de una autoconvocada

 

Querida Mamá;

Decido escribirte esto ocho meses después de que comenzó nuestra lucha. Digo nuestra, a pesar de que los primeros meses te rehusabas a entender qué estaba pasando y para vos no éramos más que “culicagados jugando a la guerra”.

Es nuestra, porque todos queremos un país libre de represión y como madre, yo sé que no te gustaría que fuese presa o asesinada de un día para otro. Tenía miedo de escribir por no encontrarme con muchos sentimientos que prefiero bloquear por sobrevivencia, pero espero que esta misiva pública, sirva para hacer reflexionar a otras familias igual que la de nosotras.

Es curioso que cuarenta años después ahora soy yo a la que le toque luchar contra un gobierno opresor que asesina, tortura y mata sin piedad. Ese gobierno que fue el que vos, jubilosamente, ayudaste a llevar al poder en una revolución que conmovió al mundo.

También sé que te jugaste la vida en el proceso, aunque siempre me digás que “sabían que iban a ganar” porque tenían armas y mucha preparación de años de organización y combate. Y sé que te escapaste de los BECATS, de cuando la Guardia Nacional de Somoza bombardeaba la UNAN así como yo me escapé de las balas asesinas de la “Madre de todas las marchas” de la Policía Orteguista este pasado 30 de mayo; que sufriste mucho ver morir a tus amigos y verlos desaparecer. Yo también sufro ahora por cada muerto aunque no lo conozca, por mis amigos en el exilio y porque hasta parece ridículo, ahora respirar es un delito.

Lamento mucho que la idealización y el romanticismo de esa revolución que ya no existe más, se haya perdido por un sistema lleno de terror y servilismo. Crecí admirándote escuchando las historias de tus epopeyas cada aniversario de ese 19 de julio que marcó tu vida y te agradezco que en esta casa siempre se escuchó música testimonial y a consecuencia de eso y otras lecciones más, aprendí ese gusto por la historia y estudiar dictaduras, sobre la dinastía que dominó un país entero por más de 40 años.

Ahora, el escenario no dista mucho de eso, estamos atrapados bajo los caprichos de dos usurpadores que se adueñaron de tu lucha empoderados en una mezcla de socialismo rancio fusionado con capitalismo elitista, una especie de misticismo ridículo y una parafernalia que ni al caso por lo que vos luchaste, así como tantos héroes y mártires que murieron en el camino para ver una Nicaragua libre de oprobio. Aún falta mucho para eso y no quiero pensar que ofrecieron su vida para llegar a esto.

Recuerdo que en abril te dije que vos solita ibas a abrir los ojos y te darías cuenta de todo lo que estaba pasando. No me equivoqué, ahora te noto más humanizada y conmovida con lo que el Frente Sandinista al que vos militaste ya no existe más.

Que gracias a casualidades de la vida, tuviste acceso a las zonas más ensañadas por el Orteguismo. Llegaste a casa y lloraste de rabia y de miedo, porque tu hija, la autoconvocada, podría correr la misma suerte. Creo que fue un gran paso para vos y me siento satisfecha a pesar de tanto caos y violencia que impera en Nicaragua.

Gracias mamá porque a pesar de pelearte con vos misma, tu sentido lógico ganó y ahora estás consciente de que ellos, los malos de la película hace más de 12 años, se tienen que ir…

Ahora ya entendés porque lucho, porque protesto y no me callo. Creo que nadie en estas condiciones puede hacerse ciego y fingir que no pasa nada. Yo sé que estás preocupada por mi futuro y sobre mi seguridad, pero quiero que sepás que todo esto lo hago por un sentido de integridad y sentido de justicia; no podía quedarme quieta entre tanto dolor y muerte. También es coherencia ante la vida.

Gracias mamá también porque me has abrazado cuando me he cansado y me has consolado cuando me siento devastada con tanto ultraje al pueblo nicaragüense, al que decidí entregar mi ayuda de acuerdo a mis habilidades. Ahora lucho por las dos, porque al igual que vos hace 40 o más años, quiero vivir en libertad y sin tiranía, porque esa cultura de muerte sea parte de nuestro pasado y al fin tengamos un país digno y democrático. Creo también, que ahora entendés cómo mi abuela se preocupaba por vos hace cuatro décadas. Gracias por no pelear más conmigo y respetar mis decisiones.

Yo también prometo cuidarme y hacer las cosas de forma asertiva. Que nos gane la esperanza y el anhelo del triunfo. Y que entendás, que esto tiene que acabar pronto para que vos podás envejecer tranquila – te falta un poco todavía -. Que la semilla que sembró tu generación es de libertad mismo cuando hay “rotación” de tirano. Espero que lo vayas entendiendo más a fondo y no sólo vos, sino todos los de tu generación y la mía.

Te amo,

Tu hija.

A.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
263 vistas
La Escena
263 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
129 vistas
Entorno
129 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
239 vistas
Entorno
239 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.