524 Vistas

Aída y sus melodías en flauta

El primer encuentro que tuvo Aída Barberena con la música clásica fue a los 7 años y desde ese entonces su vida gira en torno al canto, el piano y la flauta traversa.

Oriunda de Granada, esta joven ingeniera comenzó primero “obligada” a bailar folclore en La Casa de los Tres Mundos para luego pasarse a piano, cantar en el coro y aprender a tocar flauta.

“Después cuando empecé a estudiar en el Conservatorio de la Upoli la carrera de piano y un curso facultativo de canto los sábados. Actualmente estoy en el medio de canto y con Raúl Martínez, el profesor de flauta del Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD)”, cuenta.

Aída considera que es primero cantante y luego pianista, pues volvió a incursionar en la flauta hace poco, con la intención de tener en el futuro la oportunidad de tocar en una orquesta.

“En diciembre toqué con la orquesta juvenil del teatro y por eso me gustaría volver a tener esa oportunidad. Es totalmente otra experiencia que tocar o cantar sola”, explica.

“Cuando empecé a estudiar en Managua me di cuenta que tuve mucha suerte, conocí historias tristes de gente cuyos familiares no los apoyan o que se dieron cuenta ya en la universidad que querían estudiar algún instrumento”.

“Cantar es muy asbtracto”

Barberena se especifica en canto lírico y actualmente canta en dos coros, Calíope y en el coro del TNRD.

De igual manera, esta joven granadina está dedicada a la música a tiempo completo, pues trabaja en un proyecto de coros y orquestas juveniles.

“A cada músico nos asignan una ciudad a la que ir y dar clases, dirijo un coro de niñas y niños en San Ramón, Matagalpa, todos los sábados voy para allá”, cuenta.

Con su experiencia como profesora de música ella recomienda que los padres y madres de familia incluyan a la niñez en actividades extracurriculares, pues ayuda mucho en su independencia y en la manera de explorar otros talentos.

“Como músico si es posible que las mujeres nos destaquemos en el país, ya cuando estás dentro del gremio no hay diferenciación, así que solo hay que lanzarse y tener menos miedo”.

Asimismo, para ella “cantar es muy abstracto, no es como un instrumento que yo voy al piano, toco Do y sale Do; cantar no es así, sino que me voy a imaginar el Do y lo voy a hacer por alguna razón. Que tu voz suene de una manera o la otra, está en tu cabeza”, explica.

Enseñar y crecer

Con su coro de niños/as Barberena se ha dado cuenta que la pedagogía es algo que la motiva mucho y quiere seguir haciéndolo.

“Ver el cambio que generás, ir a las comunidades más remotas y que escuchen algo más de lo que están acostumbrados, que vean que hay otro tipo de música”.

Un recuerdo inolvidable para ella fue cuando cantó con el coro en la misa campesina interpretada por Carlos Mejía Godoy y los de Palacagüina.

“Estábamos cantando Vivirás Monimbó y como tiene una gran parte instrumental, don Carlos vino hacia nosotros y nos sacó a bailar (risas). Yo me atreví y bailé aunque después casi no podía respirar al cantar. Y pensé que era una gran coincidencia que yo estuviera ahí cantando pero que también bailo folclore, porque mi mama obligó y fue muy útil en el momento”, recuerda.

“Me gusta mucho la parte académica, para mí es más natural estudiar lo clásico que la música popular, me encanta tener partituras, que todo esté escrito y definido, eso es lo mío. La música popular es como muy libre para mí”, confiesa.

Para Aída en el país hay muchas más coristas mujeres, pero en las orquestas hay muchos mas instrumentistas varones y eso genera prejuicios.

“Las mujeres siempre somos minoría, me gusta pensar que las cosas cambiarán en tanto las niñas de nuestra generación tengan un modelo a seguir”, comenta.

Con el proyecto Calíope ha sido difícil encontrar referencias y se dieron cuenta que muchos coros de mujeres están dirigidos por hombres, “eso no significa que porque no existe no lo vamos a hacer, necesitamos más líderes mujeres en gremios dominados por hombres”, expresa.

Podrías Estar Interesado

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles
La Escena
20 vistas
La Escena
20 vistas

Casa Madre: Un oasis para emprendedores en tiempos difíciles

managuafuriosa.com - miércoles 9 de junio, 2021

Casa Madre es un colectivo creado por y para emprendedoras/es como una manera de brindar un espacio para que se consuma más arte y productos locales.

Tras las melodías de Haze Reyes
EllaEsFuerza
28 vistas
EllaEsFuerza
28 vistas

Tras las melodías de Haze Reyes

Malva Izquierdo - lunes 7 de junio, 2021

Haze Reyes es una de las artistas nacientes de la escena nacional. Su voz melodiosa y su pasión por la poesía te invitan a quedarte cuando canta en vivo.

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música
La Escena
70 vistas
La Escena
70 vistas

#ElMelómano: Sobre plagios y robos en la música

Donaldo Sevilla - viernes 4 de junio, 2021

En esta ocasión quiero escribir sobre un tema del que he discutido con artistas y sobre todo músicas/os: la idea de robar para crear.