509 Vistas

Aborto: el caso de El Salvador

Managua, Nicaragua. 2002. Fernanda, una mujer de 34 años, se sienta angustiada sobre la taza del inodoro. Tiene un sangrado vaginal y teme lo peor: perder su segundo hijo. Tras recibir atención médica, le confirman su miedo. Ha tenido un aborto espontáneo, también llamado involuntario, en la séptima semana de embarazo. En la clínica se preocupan por su salud, se aseguran de darle seguimiento a su recuperación.

Cada mujer que se encuentra en una situación en la que su vida o su salud peligran, debe recibir atención médica. El derecho humano a la salud incluye el acceso a una atención sanitaria oportuna, aceptable, asequible y de calidad satisfactoria. El caso de Fernanda puede considerarse exitoso, sus médicos le garantizan la atención y cuidado, de modo que ella solamente tiene que enfocarse en superar su pérdida, su luto, su aborto espontáneo. En 2002 esto era posible, la legislación nicaragüense no impedía que las mujeres que se encuentran en tal situación accedieran a la salud. Hoy los médicos se niegan a atenderlas por temor a ser acusados de realizar abortos (terapéuticos), acto que desde 2006 figura en nuestra legislación como un delito.

El caso de Nicaragua es solamente superado por El Salvador, aunque ambas legislaciones son similares, en este país vecino la aplicación de las leyes es mucho más estricta.

San Salvador, El Salvador. 2008. El embarazo de Carmen fue producto de una violación. Al sufrir un aborto espontáneo y ser ingresada en un hospital en la capital, fue acusada por los médicos de haberse inducido el aborto. A pesar de las endebles pruebas en su contra, fue declarada culpable de homicidio agravado y condenada a 30 años de prisión.

En El Salvador el aborto está prohibido en todos los casos, no importa si el embarazo es consecuencia de una violación o amenaza la vida de la madre. La pena para las mujeres y las niñas declaradas culpables de abortar pueden ser de entre dos y ocho años de prisión. Si el aborto es espontáneo, la mujer puede ser acusada de homicidio agravado y condenada hasta a 50 años. Los profesionales de la salud que las ayudan pueden ser condenados a un máximo de 12 años de cárcel.

San Salvador, El Salvador. 2012. María Teresa Rivera no sabía que había vuelto a quedarse embarazada hasta que la sacaron en ambulancia de la fábrica de prendas de vestir donde trabajaba y la ingresaron en un hospital. Su suegra la había encontrado sangrando tendida en el suelo del aseo de la fábrica. Un miembro del personal del hospital informó a la policía sobre el caso. Ésta llegó y empezó a interrogar a María Teresa sin la presencia de un abogado. En julio de 2012 la juzgaron y declararon culpable de homicidio agravado, a pesar de existir graves deficiencias en las pruebas presentadas contra ella. Su hijo, que entonces tenía 5 años, tendrá 45 años cuando ella salga de la cárcel.

“La represiva prohibición total del aborto por parte del Gobierno está destrozando las vidas de mujeres y niñas en El Salvador, empujándolas a abortos inseguros y clandestinos u obligándolas a llevar a término peligrosos embarazos”, cita el manifiesto de Amnistía Internacional, que acompaña un video que fue viral en las redes, con el que intentan “acabar con la prohibición del aborto en El Salvador”.

En el informe Al borde de la muerte: Violencia contra las mujeres y prohibición del aborto en El Salvador, Amnistía Internacional describe cómo la restrictiva ley tiene como consecuencia la muerte de cientos de mujeres y niñas que se someten a abortos clandestinos. Muchas de ellas proceden de los sectores más pobres de la sociedad.

Una mujer que tiene acceso a los recursos financieros para pagar un médico privado no va a ser denunciada por un médico privado. Esto es realmente penalizar a las mujeres que son de las comunidades marginadas

Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional
La inacción del Gobierno salvadoreño a la hora de abordar la discriminación contra las mujeres limita gravemente las vidas de las mujeres y las niñas. Al negarse a resolver adecuadamente las infranqueables barreras existentes para acceder a métodos anticonceptivos modernos y a una verdadera educación sexual, condenan a generaciones de mujeres jóvenes a un futuro determinado por la desigualdad, la discriminación, la limitación de sus opciones y la restricción de sus libertades.
“Amnistía Internacional pide al Gobierno de El Salvador que despenalice el aborto a todos los efectos. El Gobierno debe proporcionar a las mujeres y las niñas acceso a servicios de aborto seguros y legales cuando el embarazo represente un riesgo para su vida o su salud, cuando sea resultado de una violación o en casos grave malformación del feto. También debe poner en libertad incondicional de inmediato a todas las mujeres y las niñas encarceladas por someterse a un aborto o abortar espontáneamente”, reza el manifiesto.

Podrías Estar Interesado

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes
La Escena
271 vistas
La Escena
271 vistas

José Antonio entre acordes minimalistas y envolventes

Malva Izquierdo - martes 28 de septiembre, 2021

En Nicaragua la música instrumental no es algo que comúnmente se aprecie o escuche, pero a José Antonio Rivera, siempre le gustaron las melodías sin voces.

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta
Entorno
132 vistas
Entorno
132 vistas

El agresivo impacto de la pesca de camarón que nadie te cuenta

Malva Izquierdo - lunes 16 de agosto, 2021

El ecólogo Fabio Buitrago explica por qué la pesca de camarón, puede desencadenar hambruna y destrucción si no se regula a tiempo.

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción
Entorno
249 vistas
Entorno
249 vistas

Biodiversidad de Nicaragua: Una historia de belleza y destrucción

managuafuriosa.com - jueves 22 de julio, 2021

A pesar de ser un país con tanta belleza, la biodiversidad nicaragüense sigue en peligro. Arnulfo Medina, investigador de fauna silvestre, explica por qué.