97 Vistas

Cómo usar las redes sociales de forma segura

Hace unos días te compartimos tres consejos para resguardar tu privacidad en línea. En esta ocasión queremos hacer hincapié en las redes sociales, ya que se han convertido en las protagonistas de nuestro uso del Internet.

Los conceptos de seguridad y privacidad van de la mano, sin embargo, no se trata de lo mismo. Crear hábitos respecto a la privacidad digital significa proteger nuestra información para que no sea utilizada por terceros, asegurándonos de proteger el contenido que compartimos en los sistemas de mensajería y poniendo especial cuidado a los términos de referencia que aceptamos por usar cada servicio.

Por otro lado, cuando hablamos de seguridad digital el abanico de amenazas se extiende. Si no cultivamos hábitos en seguridad digital, podríamos ser víctimas de malwares —virus—, estafas, robo de información, suplantación de identidad, persecución, secuestro, abuso sexual, entre muchos otros delitos que utilizan los medios digitales, especialmente las redes sociales, para llevarse a cabo.

Recomendaciones básicas

Pareciera que está de más decirlo: para reducir nuestra vulnerabilidad en línea, es necesario revisar constantemente la privacidad de nuestras redes sociales, la lista de personas que puede acceder a nuestros datos, así como evitar compartir información que nos vulnera fácilmente, como la ubicación en tiempo real, fotografías de familiares menores de edad o información bancaria.

Asimismo, bajo ninguna circunstancia debemos proveer nuestra contraseña a terceros. En el mejor de los casos debemos hacer uso de un gestor de contraseñas, como el que te recomendamos en este artículo.

La clave es dudar siempre

El cuestionamiento —diferente a la paranoia— es la clave para mantener una seguridad alta y debe estar presente en todos los usos del Internet, empezando por quiénes incluimos en nuestras redes sociales, ya que es con estas personas con quienes compartiremos parte de nuestra identidad digital e información.

Además de la selectividad, se debe desconfiar a toda costa de enlaces cuya procedencia desconocemos, sobre todo cuando estos se promocionan con información o contenidos sensacionalistas, como super descuentos o noticias virales.

De igual forma, se debe evitar la descarga de archivos ejecutables y aplicaciones de desconocidos. Una buena estrategia es asegurarse de que el dominio del sitio web que estás visitando utiliza el protocolo HTTPS para garantizar la confidencialidad de tus datos.

Desarrollar estos hábitos no debe ser sinónimo de paranoia, por el contrario, tener control sobre nuestra identidad digital debería hacernos sentir empoderados sobre nuestra seguridad.

Podrías Estar Interesado

Muralismo, un arte accesible
La Escena
16 vistas
La Escena
16 vistas

Muralismo, un arte accesible

Rocío Baez - domingo 22 de octubre, 2017

A comienzo del 2017, Enoc Valenzuela, Carlos Mairena, Ernesto Salinas y Freddy Neira crearon el Colectivo Atol para llenar de muralismo las calles de Estelí.

La condena de tener 14 años y ser niña en Nicaragua
Entorno
37 vistas
Entorno
37 vistas

La condena de tener 14 años y ser niña en Nicaragua

Malva Izquierdo - domingo 22 de octubre, 2017

Las niñas nicaragüenses de 14 años se ven obligadas a tener un embarazo no deseado producto de una violación en una sociedad donde el acoso callejero impera.

Boombit: publicidad para marcas responsables
Entorno
350 vistas
Entorno
350 vistas

Boombit: publicidad para marcas responsables

Editorial - sábado 21 de octubre, 2017

Un adolescente promedio con acceso a TV e Internet consume hasta 10 horas en medios al día, y aún nos preguntamos si la publicidad tiene un impacto en ellos.

Decínos qué pensas: