Permiso para discriminar

“Hoy la entrada es con invitación”, es lo que le dijeron a Juan Maradiaga cuando intentó entrar a la discoteca El Aula el martes 18 de julio. A pesar que otros amigos ya estaban adentro del local y no necesitaron invitación, Juan no pudo entrar debido a su cabello pintado de colores.

“Eran las 9 de la noche y yo andaba vestido normal, fui a entrevista con la ropa que andaba. Era una camisa roja, con un corbatín y un pantalón. Andaba maquillado pero un maquillaje muy natural y mi pelo de colores”, cuenta Juan, maquillista independiente.

El guardia de seguridad revisó a su amiga y a él y fue cuando iban subiendo que llaman a Juan y le dicen “hoy la entrada es con invitación”. “En ese momento yo recuerdo que la primera vez que fui le dijeron lo mismo a otros muchachos”, explica.

En ese momento, Juan le avisa a su amigo que ya estaba adentro del lugar y su amigo le pregunta a un familiar que trabaja en el local. “Ahí fue que me di cuenta que no me dejaron entrar por mi cabello, porque a mi amigo le dijeron eso”. Sin embargo, Juan comenta que su amiga también tenía el pelo pintado y ella sí pudo entrar.

A los días, Juan publica en su perfil de Facebook y en la página oficial del local el incidente. A la hora su publicación tenía más de 70 compartidos y más de 100 comentarios. “Cuando la publicación se empieza a mover El Aula responde que fue un mal entendido de la seguridad y que se quería disculpar con una mesa y entradas. Yo no lo respondí y al rato, eliminaron mi comentario”.

Al día siguiente, Juan estaba recibiendo mensajes y llamadas de parte del establecimiento ofreciendo lo mismo, y diciendo que esto nunca había pasado. Juan decidió no tomar la “disculpa” porque “era como que me querían comprar con alcohol cuando lo que pasé fue una discriminación. Además, dicen que esto no había pasado, pero es falso porque en mi publicación hay varios comentarios contando la misma situación”.

Incluso, en la publicación se leen comentarios relacionados a momentos donde han amenazado con sacar a dos hombres bailando porque es “prohibido”.

Juan asegura que a él no le interesa volver ahí y está seguro que la verdadera razón no fue su cabello, sino que la diversidad no es aceptada ahí.

Esperá media hora y tal vez podés entrar

“Era viernes tipo 11 de la noche. Iba vestido normal, pantalón y camisa, mi cabello largo y maquillado muy natural. En la entrada me dijeron que era un evento privado y que no podía entrar”, esto le pasó a Aaron Canales en la misma disco.

Al igual que Juan, Aaron llamó a sus amigos adentro y se dio cuenta que no era un evento privado. Al saber esto, decide volver a la puerta y hablar con el guardia. Le dijo que se esperara media hora, Aaron esperó media hora pero al final, el de seguridad le dijo que no iba a poder entrar.

A la semana, Aaron volvió a ir y le dijeron lo mismo, “que era una evento privado”. “Ahí supe que era discriminación y decidí escribir en su página, pero lo eliminaron”, cuenta Aaron que al igual que Juan, decidió no volver a ir porque no quiere que se repita lo que pasó en esas 2 noches.

¿Será que los establecimientos bajo el “Nos reservamos el derecho de admisión” tienen el permiso de discriminar? Tal vez debemos dejar de ver a violadores de derechos humanos únicamente en las esferas públicas e instituciones. ¿Qué opinás?

Sí te ha pasado algo similar y lo querés compartir, podés enviar tu experiencia a nuestro correo info@managuafuriosa.com o bien, escribinos en nuestras redes sociales.

Decínos qué pensas: