3190 Vistas
1 Comentarios

La copa: alternativa no violenta para la menstruación

Reducir el impacto que los productos químicos como tampones y toallas sanitarias tienen sobre el cuerpo de las mujeres y sobre la sociedad es uno de los objetivos que se propone Luna Cup Nicaragua, una nueva iniciativa en el país que se dedica a promover el uso de la copa menstrual.

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. Existen de diferentes tamaños y tipos, y funciona como un sustituto para el tampón o las toallas sanitarias, con la excepción que no absorbe la sangre y fluidos vaginales, sino que solo los contiene hasta que se extrae de la vagina para desechar el líquido.

Si nunca habías escuchado hablar de la copa, no te preocupés. Porque aunque existe desde 1930, la poca rentabilidad que genera y el bagaje de información y publicidad que existe en torno a otros dispositivos más comerciales, evitó que se diera a conocer ampliamente.

“Vendiendo la copa nadie se hace rico, porque vos vendes una copa y esa clienta no te vuelve a comprar hasta dentro de 5 o 10 años. Entonces el costo/beneficio de publicidad y del impacto es reducido; las mujeres no hemos invertido en publicidad para darla a conocer, porque no salen la cuentas”, cuenta Yanina Luna, joven líder del movimiento ambientalista en Nicaragua y ahora promotora del uso de la copa, a través de la franquicia mexicana Luna Cup.

Ha sido gracias a los colectivos de mujeres actuales que la copa se ha vuelto a popularizar, tal vez desde hace unos diez años o más. “Ahora hay toda una propuesta de proponer esto y de motivar a que más mujeres avancen en productos que realmente sean más cómodos para su cuerpo, para el planeta y para su economía”, afirma Yanina.

caracteristicas-lunacup-copa-menstrual

Esta no es la primera alternativa que existe en Nicaragua para la copa menstrual, pero tal vez sí la primera constituida formalmente. “Yo ya he conocido un par de mujeres que venden copas y ésta es como la primera empresa, ya oficial, dedicada a eso” cuenta Yanina, y agrega que importarlas no les resultó complicado.

Pero lo que más ha costado ha sido su distribución comercial, ya que para ello se necesita un registro sanitario que el MINSA no ha dado a falta de una clasificación correcta del dispositivo. “El ministerio tiene categorías de los dispositivos -agrega Yanina-. La copa no aparece pero tampoco nos dan el registro sanitario. En ese proceso estamos para poder lanzar la campaña de Luna Cup Nicaragua con todas las fuerzas”.

Hay que romper el tabú

Más que un tema de salud, para Luna la copa menstrual es también una propuesta política, pues no solo ayuda a reducir la huella ecológica que dejamos en nuestro planeta, sino que permite a las mujeres tocarse y conocer su propio cuerpo.

“Cada toalla sanitaria que nosotras usamos toma hasta 700 años en descomponerse. Y si a eso le sumas cuántas usamos en 40 años de menstruación cada mujer y lo multiplicas por los millones de mujeres que somos, realmente la basura que produce la menstruación es escandalosa”. Además, Luna señala que tanto las toallas como los tampones traen componentes químicos que hacen sangrar más, dejan residuos o causan infecciones o resequedad. “En lugar de pensar en productos que sean más amigables con el cuerpo de las mujeres, el mercado ha pensado en cosas que nos produzcan más sangre para podernos vender más cosas”.

“El uso político de la copa va más allá de la individualidad de las mujeres, es un asunto para el planeta mismo”. Yanina Luna

Y es la copa constituye el único dispositivo que supera cualquier dinámica de dominación hacia las mujeres. No solo rompe con una dinámica de consumo que es altamente rentable y contaminante -una mujer puede llegar a gastar hasta 5 mil toallas sanitarias en su vida-, sino que también permite romper con el estigma que se ha generado sobre la menstruación y sobre el cuerpo mismo de las mujeres y su sangre, considerada en otras culturas predecesoras como sagrada.

“Nosotras hablamos de ginecología autogestionada”, explica Luna al referirse a cómo la copa te permite estar en contacto más con tu cuerpo, pues no solo te obliga a tocarte, sino a desmitificar esa idea de que tu propia sangre es mala, “que es asqueroso menstruar, que la sangre huele feo, que es incómodo menstruar y que es lo peor que nos puede pasar en la vida”.

Toma nota

Consultá con tu ginecóloga sobre la copa menstrual, cómo usarla, sus beneficios y dónde podes comprarla aquí en Nicaragua y sus pros y contras. Mientras, podés adquirilas a un costo de 35 dólares con Yanina Luna, ubicándola en el número telefónico +505 89618721.

Para más información, seguí a LunaCup en Facebook.

Podrías Estar Interesado

Segundo Concurso de Caricaturas: Trámites y Burocracia
Convocatorias
54 vistas
Convocatorias
54 vistas

Segundo Concurso de Caricaturas: Trámites y Burocracia

Editorial - jueves 21 de septiembre, 2017

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está convocando al Segundo Concurso de Caricatura: Trámites y Burocracia en América Latina y el Caribe.

El Movimiento Reducetariano: la alternativa flexible
Entorno
85 vistas
Entorno
85 vistas

El Movimiento Reducetariano: la alternativa flexible

Malva Izquierdo - jueves 21 de septiembre, 2017

El movimiento reducetariano está compuesto por individuos que se han comprometido a comer menos carne sin importar el grado o la motivación.

El Bibliobús, una nave de libros
Entorno
96 vistas
Entorno
96 vistas

El Bibliobús, una nave de libros

Rocío Baez - jueves 21 de septiembre, 2017

El Bibliobús- El Libro Volador es una biblioteca móvil que recorre las comunidades de Estelí y Jinotega

Un comentario

  1. Pingback: Managuafuriosa.com | ¡Conocé iniciativas culturales de Nicaragua!