415 Vistas

El bajo, el corazón de la música

Si la voz es el instrumento del Pop, la guitarra eléctrica el instrumento del Rock y el saxofón el instrumento del Jazz, el bajo es el instrumento de toda la música.

Es el corazón que bombea toda la sangre a través del cuerpo de la pieza musical. Es un instrumento que puede ser híbrido, rítmico y melódico a la vez, dependiendo de cómo se quiera utilizar y dependiendo del género en que se aborde.

Muchas personas desconocen este instrumento, al que muchas veces consideran dispensable, o poco atractivo para estudiar; pero su desarrollo puede ser igual de fascinante que cualquier otro.

Creo que esto se debe a una educación musical pobre o bien, porque no lo consideramos protagonista al igual que otros instrumentos, pero esto dependerá de muchos factores como ejecución o contexto musical.

Para demostrar su importancia, si ponemos como ejemplo la música como un avión volando, el bajo es el aire donde ese avión vuela, sin ese aire, el avión simplemente se cae.

Hay que diferenciar el bajo eléctrico moderno, del contrabajo, su antecesor. Este salió de la necesidad de producir los sonidos rítmicos graves con un instrumento más compacto, barato, fácil de producir y transportar que el contrabajo, que tiene el tamaño de una persona adulta, y era el instrumento encargado de esta tarea en la primera mitad del siglo XX.

Para esto, el bajo adoptó una forma bastante similar a la de la guitarra, por lo que provocó que algunas personas confundieran estos dos instrumentos.

A nivel auditivo constituye un excelente ejercicio ya que aprender a distinguirlo y a seguirlo nos hace aumentar nuestra capacidad de separación de instrumentos y a entrenar más el oído.

No es ningún secreto que en muchas bandas al bajista es al que en la mayoría de las veces nadie les presta atención; y lo mismo pasa con el sonido del bajo, algunos lo escuchan y otros muchos no, pero pocos ponen real atención en que sin este nada sonaría igual.

Por esto y otras cosas más, se han hecho estudios que demuestran la suprema importancia que un bajista tiene en una banda, hasta el punto de considerarlo la espina dorsal.

Sin lugar a dudas el instrumento más importante en un ensamble moderno y el papel del bajista trascendental en cualquier género moderno o clásico que se quiera abordar.

Aparte el bajo es un instrumento muy poderoso; un buen bajista a menudo puede rescatar a un grupo mediocre, mientras que un mal bajista puede fácilmente destruir una gran banda.

La revista de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos hizo un estudio sobre el papel del bajo en la música en general.

En ella se concluye que más allá de los solos, riffs o grandes melodías vocales, el bajo juega el rol más significativo en la música.

Según el artículo, el cerebro tiene más facilidad de encontrar el ritmo cuando el sonido cuenta con un tono más bajo.

La gente también es más propensa a golpear con los pies la melodía cuando el bajo es más prominente que los sonidos agudos de la guitarra o la batería.

A medida que se conoce más de música, se entenderá que esta se compone de tres elementos principales: ritmo, armonía y melodía. El bajo sienta las bases para dos de estos tres elementos. Estudiar bajo significa estudiar el ritmo y estudiar la armonía.

Podrías Estar Interesado

El corno francés en las manos de Juan Carlos
Música
1161 vistas
Música
1161 vistas

El corno francés en las manos de Juan Carlos

Malva Izquierdo - jueves 15 de febrero, 2018

Con 26 años Juan Carlos Morales ya ha dejado en claro que lo suyo es la música y el corno francés es su instrumento inseparable.

¿Cuánta agua necesito tomar?
Voces
400 vistas
Voces
400 vistas

¿Cuánta agua necesito tomar?

BroderFit - miércoles 14 de febrero, 2018

El agua es de vital importancia en nuestra vida. Incluso cuando llevas una rutina de ejercicios te recomendamos tomar bastante líquido. Lee estos consejos.

¡Sí, todo es innovador!
Tecnología
948 vistas
Tecnología
948 vistas

¡Sí, todo es innovador!

Colaboración - lunes 12 de febrero, 2018

La innovación termina siendo uno de estos términos tan prostituidos, como “sustentable” y “orgánico” de los que todos hablan sin saber qué implica.